Rozadas, Sitio Histórico 2020

Visitar Rozadas (concejo de Boal) siempre resulta agradable, la cantidad de tejos que hay en el pueblo dan una singularidad al paisaje y -a pesar del desaguisado que se hizo hace unos años con la mejora de la carretera- el pueblo sigue contando con un número considerable, algunos centenarios y uno especialmente hermoso cuyas raíces se entreveran entre las piedras que conforman el muro de piedra que la limita.

Estar allí para ver el campo de la iglesia con sus cuatro tejos un día de sol es un regalo, hay mucha paz, ese sonido de pájaros, las esquilas de alguna que otra vaca de Santiago (ganadero de carne ecológica), el ladrido amable de los perros que por allí corretean, alguna que otra oveja pastando en los prados cercanos. Todo esto y más que no logro describir hacen que la paz del lugar te rodee y baje ese ritmo frenético que tenemos los que no vivimos en sitios calmos. La cantidad de sonidos que allí hay, todos agradables, parecen ponerse de acuerdo para armonizarlo todo e inducen a mirar las cosas con ritmo pausado, contemplar esas flores pequeñas de nombre desconocido y colores tenues, alguna que otra margarita y bastante manzanilla entre el cementerio y la iglesia, brezo, acebo … dan ganas de quedarse.

Este año pandémico hace que las visitas a estos lugares sean diferentes, la mascarilla se impone y parece que aleja un poco de todo y todos; los saludos a los que allí viven, personas amables que están poco avezados a la práctica de la distancia social y al uso de la mascarilla, son atípicos porque les tienes que decir que lo del apretón de manos queda para otro momento y que debemos estar algo alejados por lo del virus (te miran y sonríen).

Los tejos están regular, la teja presenta buen aspecto si la comparamos con algún otro ejemplar aunque las hojas eran más finas que otras veces; su color era bueno y el suelo estaba algo alterado, supongo que por el pisoteo de algún animal (hay abundancia de jabalíes por la zona).

Esperar que se cuide el entorno quizás sea pedir mucho, pero si confío en que se respete y estos vetustos puedan seguir allí embelleciendo y dando sentido al conjunto que ha merecido la calificación de Sitio Histórico.

Tejo de Inclán

El otro día, estuvimos por Pravia visitando al tejo de Villavaler y -de paso- estuvimos en Inclán. El lugar no puede ser más bonito, con una iglesia imponente y un tejo que tiene un aspecto estupendo a pesar de su corra. 

Inclán es una casería que está a unos 7 kilómetros de la capital del concejo y 15 habitantes en 2019 (nomenclátor sadei); según el Diccionario Geográfico de Asturias (Editorial Prensa Asturiana) esta casería “está considerada como de las más antiguas del concejo” y allí se encuentra el palacio de Inclán ( construido entre los siglos XVI y XVIII). Según Madoz “la combaten todos los vientos, pero con mas frecuencia los del NE y SO …”

Su tejo tiene una corra imponente y -a pesar de ello- buen aspecto, con hoja abundante y de color verde oscuro que le hace visible desde muchos lugares del concejo. Espero que siga así muchos años.

Tejo de Villavaler 2020

3. Ámbito de aplicación
El plan será de aplicación a la totalidad del territorio regional, excluidos los viveros y las parcelas destinadas a huertos semilleros y bancos clonales, así como las plantaciones que, a partir de la fecha de entrada en vigor del presente Decreto, se realicen con fines comerciales, quedando sujetas a la autorización y control por parte de la Consejería en la que recaigan las competencias en materia de especies protegidas. En los núcleos rurales y urbanos el plan de manejo será de aplicación únicamente a ejemplares centenarios o cuyo diámetro medido a la altura de 1,30 metros del suelo sea igual o superior a 19 centímetros.
Plan de Manejo del Tejo (Decreto 145/2001, de 13 de diciembre)

Conviene recordar la existencia de un Plan de Manejo del Tejo en esta región porque parece que no se le tiene en cuenta cuando se realizan actuaciones en entornos con tejo. El caso de Villavaler es uno más a añadir a una larga lista.

Este hermoso lugar del concejo de Pravia posee en la plaza de la iglesia un ejemplar de unos 250 cm de cuerda ( 79,57 cm de diámetro) que cuando nosotros lo visitamos, allá por el año 2009, tenía una corra medio rota por la presión de las raíces y un suelo con algo de grava pero su aspecto era impresionante con una copa bien formada.

Hace un tiempo los vecinos, preocupados por su estado, solicitaron que se adecentase el lugar en el que estaba este centenario y, en 2019, según se recoge en la placa conmemorativa, se inauguraron las actuaciones realizadas. 

Tejo VillavalerSegún se establece en el Plan de Manejo del Tejo este ejemplar, de casi 80 cm de diámetro, está bajo la protección del mismo y se debieran respetar las indicaciones de manejo allí recogidas (por ejemplo: “… la ubicación de contenedores o depósitos temporales de desechos de cualquier tipo en un radio equivalente al doble del que corresponda a la proyección de sus copas.”). El resultado es un cercado de madera, con fijación en el suelo, y una portilla con cierre para que nadie pueda acceder al mismo; alrededor de la mitad del cercado se instalaron bancos de madera y todo ello bajo la copa del tejo, al que previamente podaron las ramas inferiores. Han eliminado la corra y en su lugar pusieron plantas, césped y un cercado. Cuando se contemplan las fotos de 2009 y se comparan con las actuales pues da un poco de pena. El lugar, para mí, ha perdido mucho encanto.

 

Dejo unas imágenes de la poda realizada y espero que este pie goce de una larga vida: