Tejo de Lamuño

Hace tiempo, nuestro amigo Gustavo, nos avisó de un tejo de capilla privada ubicado en Lamuño, concejo de Cudillero.

Con bastante retraso fuimos a visitarlo ayer y nos encontramos con un ejemplar joven, bastante poda y no muy buen color. No pudimos entrar porque la finca estaba cerrada y esperamos que mejore su aspecto. El lugar es hermoso como se puede ver en las fotos.

tejo capilla Virgen de la China

Tejo de Casar de Periedo

Esta semana he visto en un periódico digital, el Diario de Cantabria, una noticia que hace referencia al tejo ubicado en el campo de la iglesia de San Lorenzo en Casar de Periedo.

La asociación ecologista ARCA manifiesta su preocupación por la situación de este tejo centenario, catalogado como especie singular, ante unas obras de saneamiento que se están realizando en la localidad de Casar de Periedo.

Espero, como todos los amigos de los tejos, que esta petición sea tenida en cuenta y el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal y la Consejería de Medio Ambiente de Cantabria se interesen por él y pueda seguir viviendo muchos años más.

No tengo fotos del ejemplar, así que dejo una tomada de wikimedia

Tejos de La Braña

A Braña (La Braña) es una entidad singular, con la categoría de lugar del concejo de El Franco en el occidente astur; a unos 10 kilómetros de la capital del concejo a la que se llega por una sinuosa carretera que no permite velocidad y así podemos disfrutar de un paisaje agradable; según datos de sadei, para 2019 contaba con 23 habitantes.

Hacía mucho tiempo que no los visitábamos y este año pandémico pudimos hacerlo en el verano. Allí siguen, con mal aspecto a pesar de que cuentan con bastante espacio pero es que hay unas intervenciones que no les hacen ningún bien. Construir estructuras de hormigón a un metro de un tronco de un tejo no es lo mejor para el ejemplar. La foto habla por si sola

construcción al lado de un tejo

Este tipo de actuaciones no benefician a los árboles cercanos y la personas que las llevan a cabo debieran considerar otro tipo de actuación menos dañina. Copas ralas y rebrotes indican que no están bien.

Tejos de Busqueimado

Hacía mucho que no visitaba a esta hermosa pareja de tejos, según bajaba por el camino asfaltado que parte del pueblo hacia la capilla de San Pedro se notaba el abandono; lleno de maleza, esas murias, tan hermosas hace un tiempo, no daban buena sensación. Esta aldea de la parroquia de Santa Eulalia de Oscos, tiene 5 habitantes en el año 2019 (sadei), pocas casas, una capilla rural y un par de tejos centenarios. Busqueimado es un ejemplo claro del abandono del mundo rural (pasó de 12 habitantes en 2001 a 5 en 2019).

De lejos estaban como siempre; a medida que me acercaba la cosa iba tomando otro cariz. No importa el abandono y la maleza si estuviesen lozanos, brillantes y con energía, pero no es el caso. Su poca hoja, con bastantes ramas secas, algunas rotas, dan una sensación de agonía que espero haya sido consecuencia de una mirada errónea mía.

Dejo algunas fotos como testigo mudo de la visita; en esta galería se puede ver mejor lo que yo he intentado expresar con palabras.

Duele verlos así, pero ahí siguen, con esa muleta hecha con tanto amor por alguien para que esa enorme rama no se rompa y haga una nueva herida al tejo.

Estar allí es poder disfrutar del silencio, bien escaso en estos momentos y que añoro, por ello visitar este lugar resulta tan agradable para mí. Salgo cargada de silencio que administraré con tino hasta una nueva visita.