La cultura del tejo, nueva edición

Acabo de recibir un hermoso regalo, la nueva edición de “La cultura del tejo. Esplendor y decadencia de un patrimonio vital” de Ignacio Abella Mina. Un lujo: tapa blanda, papel ecológico, olor a recién salido de imprenta, con una dedicatoria a los paisanos y paisanas que quiero compartir

Ana María (Sotres), Teresa y David (Santibáñez de la Fuente), Mable (Melendreros), Giordano y Bernabé (ambos de la Millariesga), Manuel (Selorio), María Luisa y Covadonga (Lebeña), Manolo Corces (San Esteban de Cuñaba) … A todos los paisanos y paisanas que conservan la memoria y continúan cuidando y plantando tejos, cultivando aquella tradición ancestral, hermosa y plena de significado. Aportando serenidad, sabiduría y sentido común a un mundo que se precipita

Muy interesante lo que expone el autor sobre los Sitios Históricos de los doce tejos que caen bajo su protección (pág. 131)

En las primeras versiones del expediente que publicaba el BOPA, se producía como resultado el absurdo de contemplar un área de protección que amparaba completamente las iglesias y cementerios aledaños (como es lógico y normal), mientras alguno de los árboles en cuestión ni sigquiera tenían todo su sistema radicular incluido en esta área. Incluso uno de los ejemplares ni siquiera quedaba protegida toda la copa pues se trazaba la línea para hacerla coincidir con un muro existente junto al tronoco, dejando fuera una gran parte del árbol. Es un fiel reflejo del desprecio que parecen sentir algunos responsables de la cultura oficial respecto a la cultura y la tradición popular

Mirando por encima, aún no he tenido tiempo para leerlo con calma, es un gusto encontrar tanta información y contada de manera tan amena. Muy bien editado por Librucos y gran trabajo del tratamiento de imágenes.

Tejo de Vega

Me gusta mucho este lugar, está cuidado, los vecinos se preocupan por el entorno y casi siempre es agradable estar allí. Este vetusto ejemplar es acogedor; me siento bien bajo su copa. Muestra del cuidado vecinal son las sextaferias que se organizan; en su entorno figura una placa en recuerdo del párroco Valentín de Lillo y Hevia, al que se le relaciona con la introducción en el concejo de Aller de L’árbol de la primera misa, según Joaquín Fernández García.

hoja tejo Vega, AllerEn la última visita el tejo de Vega estaba hermoso su abundante hoja de color intenso, gama de verdes amplia y sensación de vida por todos lados.  Desde lejos  se puede  contemplar su copa majestuosa. Es un lujo para la vista, como se puede ver en la foto. Espero poder ir a visitarlo pronto, que tanto confinamiento no es bueno y necesito ir a recargar un poco de energía.

 

 

Tejo de Ceñal, Sitio Histórico

Ceñal, en el concejo de Siero, es un lugar con cierto encanto; la iglesia en ruinas y ese tejo centenario que la acompaña dan un empaque al lugar interesante; aunque el muro del cementerio cercano y unos contenedores lo afean bastante.

Este Sitio Histórico sigue abandonado, el cercado medio roto y la hierba con falta de segarse; no digo nada de la maleza que vive en el interior de la iglesia, en la foto se puede apreciar su tamaño.

Con poca hoja y ramas secas, algunas rotas, la sensación es mala. Entendemos que no se puede atender todo pero este ejemplar centenario merece más cuidados. Cuando entró en el grupo de tejos bajo la protección de la figura de Sitio Histórico pensé que iban a estar mas cuidados, pero ni este, ni los otros han recibido una atención que se note.

Las fotos han sido tomadas en el año 2019, así que igual cuando paseramas rotas tejo Ceñal a visitarlo en 2020 nos llevamos una sorpresa y está todo arreglado. Dejo unas fotos que dan una idea de lo que comento, aunque visto de cerca es bastante peor.

Tejo Ceñal

 

 

 

 

Tejo Ceñal 2019

 

La Cultura del Tejo

portada La Cultura del Tejo, Ediciones TantinHemos vivido un periodo complicado, cada uno a diferente nivel; esta pandemia nos ha cambiado la vida a todos y tendremos que aprender a vivir en este nuevo escenario. Resistiremos como los tejos y nos adaptaremos como podamos a lo que venga y yo espero que lo hagamos con dignidad.

Tristes momentos hemos vivido con unas cifras de muertos escandalosas, con un descontrol en la gestión mas que evidente y un resurgir con lentitud a medida que el tiempo pasa y las cifras se van haciendo tolerables; aunque no dejan de producir un dolor profundo, no solo a familiares y amigos sinó -en general- a todos los que vivimos en este país.

Empiezo así porque a mí me ha afectado especialmente, me siento extraña, torpe; el confinamiento me aletargó y por ello estuve lenta al comunicar una buena noticia: Ignacio Abella Mina saca una nueva edición de La Cultura del Tejo; es emocionante tener de nuevo el libro de Ignacio para repasar esa Cultura del Tejo que tanto aporta a maneras de afrontar la vida. Gracias Ignacio por el esfuerzo y gracias a Ediciones Tantín por editarlo; no parecen buenos momentos para embarcarse en estos temas y por ello valoro mucho esta iniciativa.

De la anterior edición,

Desde tiempo inmemorial, nuestros abuelos se reunieron al pie de los tejos para celebrar concejos y reuniones, juicios, fiestas y rituales. A lo largo de los siglos, desde el mismo centro de todos los pueblos y aldeas, el viejo y silencioso texu fue emblema de sabiduria y buena vecindad. Símbolo de país, paisaje y paisanaje, de la gente y del territorio.

Ignacio ABELLA MINA (2009)

 

Podar tejos

poda: 1. f. Acción y efecto de podar. Esta es la primera definición que nos da el diccionario de la Real Academia Española (RAE).

No me gusta podar ni que se pode salvo que sea necesario. Hace un tiempo llegaron a mis manos unas fotos de baja calidad de una poda que se realizó a unos tejos. La impresión que tuve es de horror; tal como dejaron uno de los ejemplares no se puede decir que sea poda, mas bien es un desmoche. Duele ver el maltrato a los árboles, y es triste que se haga eso a unos tejos de cierto porte; no tengo claro que sean centenarios, pero su tronco no es de un ejemplar de hace 20 años.

Las fotos hablan por si solas. Los tejos son árboles de crecimiento lento, les lleva muchos años llegar a tener esas dimensiones y es bien triste que ocurran estas cosas; en Asturias hay un Plan de Manejo del Tejo, que supongo no le es de aplicación, pero quizás debiera revisarse para que esto no vuelva a suceder.

Peter Wohlleeben en su libro “La vida secreta de los árboles” habla, entre otras muchas cosas, de la corteza de los árboles

…la corteza cumple cumple la misma función y protege los sensibles órganos internosdel agresivo mundo exterior. Sin la corteza el árbol se secaría y, además de la pérdida de fluidos, sobre todo atacarían los hongos que en la madera húmeda y sana no tienen ninguna oportunidad y que en estas condiciones pueden descomponerlo todo

Agrdecer desde aquí a la persona que envió las fotos, sin su ayuda esto no se conocería.