Tejos y Plan de Manejo. Santibanes 2021

Cuesta algunas veces escribir sobre determinados tejos porque la información parte de terceras personas y algunas veces no interpretamos bien lo que se quiere expresar. La comunicación es delicada y más en esta época de pandemia en la que casi todos estamos un poco sensibles ante la situación que nos ha tocado vivir.

Teniendo en cuenta todo lo dicho, y siendo esta una bitácora sobre tejos, me duele tener que hacer esta entrada, aunque hay un final esperanzador. Allá por el mes de agosto de este año un amigo se puso en contacto para comentarme algo que le habían dicho sobre el tixu de Santibanes; Sitio Histórico y Monumento Natural, uno de los tres ejemplares de tejo que tienen esa doble protección y que había sido objeto de una actuación inadecuada en su entorno. Resulta curioso comprobar que el Plan de Manejo no se tiene en cuenta por la administración obligada cuando se lleva a cabo una obra en un lugar con tejo centenario, como es el caso de Santibanes. En el PREÁMBULO del Plan de Manejo se dice

El Decreto 65/95, de 27 de abril, por el que se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias y se dictan normas para su protección, clasifica el tejo (Taxus baccata L.) como especie “de interés especial”, estableciendo asimismo que la expresada catalogación exige la elaboración de un plan de manejo en el que se contemplen las directrices necesarias para evitar las amenazas que pesan sobre la especie y lograr, en fin, un estado de conservación de la misma suficientemente seguro.

Tenemos la consideración del tejo como especie de «interés especial» y por ello el necesario Plan de Manejo. En el artículo 2 se establece

Artículo 2.-Observación de su cumplimiento

Las entidades, organismos o corporaciones que intervengan en el otorgamiento de licencias, concesiones administrativas y cualquier otra clase de autorizaciones o que ejecuten obras en el ámbito del plan aprobado deberán observar el cumplimiento de sus directrices y disposiciones.

En los núcleos rurales, como es Santibanes, «… el plan de manejo será de aplicación únicamente a ejemplares centenarios o cuyo diámetro medido a la altura de 1,30 metros del suelo sea igual o superior a 19 centímetros.» Santibanes, además de estar en un entorno rural y tener un tejo centenario, tiene la peculiariedad de que este ejemplar tiene dos figuras de protección. Pues bien, a pesar de todo esto, alguien puso una mesa con dos asientos corridos y realizó un camino desde donde termina el que le pusieron cuando se hicieron las obras de reforma de la iglesia hasta la mesa. Lo triste de todo esto es que parece que no se dieron cuenta hasta que alguien puso una denuncia, acudió el SEPRONA y a partir de ahí se empezó el proceso de desinstalación. Esto, se mire por donde se mire, es un atropello. Una actuación de este calibre puede afectar de manera grave a esta teja, que manifiesta como ella sabe hacer los padecimientos que tiene.

No he podido visitarla hasta hace unos días (21-09-2021) y bien que lo siento; al llegar su aspecto era más bien tristón. Poca hoja y de color apagado, escasas arilas sin apenas brillo. En fin, esperemos que se sobreponga a tanto desmán. He de decir, que se le han podado(2020) -como se ve en la foto de la Asociación Riomiera- gran parte de las ramas (no termino de entender el gusto que tienen algunas personas en podar árboles que no lo necesitan), algunas pequeñas pero otras de un tamaño considerable. Queda mucho trabajo en el aspecto de educación ambiental y es tarea de todos que esto cambie. Espero que la corporación allerana ante este proyecto de arte de la tierra en el que tienen prevista una intervención es este lugar no se olvide del Plan de Manejo del Tejo.

Dar las gracias a los que denunciaron y a todos los que actuaron de manera tan ágil para dejar el espacio diáfano.

Dejo unas fotos que me han pasado, en baja resolución, donde se puede ver «la obra» y también un resumen de la visita de ayer.

Tejo y compañías eléctricas

Hoy hemos visto una noticia el diario El Comercio relacionada con un tejo civil al que una compañía eléctrica quiere podar para que las ramas no afecten al tendido eléctrico. La verdad es que la relación entre los tejos y las compañías eléctricas no es muy buena y recordamos el VII Conceyu’l Texu celebrado en Cuñaba (por cierto, la torreta sigue en su sitio, en este caso se trata de EDP) y la tala del de Tablao (E.ON).

El lugar se llama Cipiello en el concejo de Cudillero y parece ser que la empresa Viesgo (antes E.ON) encargó el trabajo a la empresa Moncobra. Esperamos que este tejo tenga mas suerte que el de Tablao, que sufrió una poda muy agresiva en el año 2008 porque la compañía E.ON consideraba que este centenario tenía unas ramas que podían afectar a su tendido.

Según se comenta en la noticia se denunció al SEPRONA y al Principado y se espera que se declare algún nivel de protección a este tejo civil. Esperamos equivocarnos pero lo segundo es bastante difícil y -aunque lo obtuviera- dudamos que sirviera para mucho dado el estado en el que se encuentran alguno de los protegidos. No obstante es de agradecer la sensibilidad que hay en la población y esperemos que esto pueda calar en las administraciones para que entre todos logremos evitar este tipo de agresiones a árboles centenarios. Como muy bien dice Manuel Garrido (88 años) en El Comercio:

… el tejo siempre estuvo igual que ahora y atestigua que «la torre la pusieron después, así que ahora si hay algún problema, que la muevan» añade Garrido, quien cree que las ramas nunca llegarán a tocar el cable ya que «lleva así de grandes toda la vida»

Buscando en la red nos encontramos que la compañía Viesgo tiene un documento donde se recogen aspectos ambientales y del que resaltamos:

Captura de pantalla 2015-11-13 a las 19.38.21

No estaría nada mal que esas buenas intenciones se vieran reflejadas y dejasen al tejo de Cipiello en paz; ese desempeño de un papel activo puede empezar no podando este ejemplar. Confiemos en que así suceda.

Como no tenemos fotos del tejo (en la noticia de prensa si aparece el ejemplar y es hermoso) dejamos unas del tejo de Tablao, para hacerse a la idea de como puede quedar el de Cipiello.

silueta-tablao

 Esta la sacamos en 2014, aunque no se aprecia la poda porque no pudimos acceder al camino que va a la ermita pues estaba cerrado con una portilla y comido por la maleza, pero si se puede observar que las ramas del tejo tienen muy difícil llegar hasta el tendido con lo que la poda había podido evitarse.

Tablao'14

¿el mejor minitejo?

El tejo hace su entrada en el mundo del bonsai y no parece que por el sendero mas adecuado. Esta semana pasada aparece una noticia en un periódico local, La Voz de Asturias, en la que nos cuenta que Andrés Álvarez Iglesias se presentó y ganó un concurso de bonsáis con un tejo asturiano:

«que me lo regaló hace aproximadamente 10 años». Ya le ha prometido«una mariscada» para festejar el triunfo. «Fue una casualidad llevarlo», pero su aspecto «viejo, retorcido como si estuviera en un acantilado, fuera de lo normal» fue lo que terminó por convencer y fue declarado, con sólo 15 centímetros, «la mejor composición del concurso»

No se dice en la noticia donde obtuvo su amigo el tejo ni como lo hizo. 

Por otro lado, otro periódico local, La Nueva España, en referencia a otro ejemplar de tejo asturiano de unos 800 años, que se ha convertido en el «bonsai estrella» :

Un tejo nacido hace siglos en las montañas asturianas se ha convertido en todo un bonsái estrella. El ejemplar fue el protagonista del XXV Congreso Internacional de la Asociación Europea de Bonsáis, que se celebró en marzo en Lorca (Murcia). 

La noticia, escueta, nos deja perplejos, sobre todo cuando dice:

El árbol, que presentaba una altura original de un metro, fue recuperado de una montaña asturiana hace un par de años por un joven leonés aficionado a los bonsáis. 

Está claro que la periodista se olvidó mencionar que el tejo, en Asturias, es una especie protegida. Existe un Plan de Manejo del Tejo (en vigor desde 2001) que establece una serie de normas para proteger estos árboles.

Sabemos que ha sido presentada una denuncia ante el SEPRONA, y esperamos que tenga los mejores resultados para el tejo. Existe abundante información en la red relacionada con este tejo asturiano -parece ser rescatado de las montañas- y del proceso al que se ha visto sometido para obtener el resultado final.

El tejo que trabajó Kevin Wilson en Lorca era un ejemplar recuperado por Rubén en el norte de España, y cuando lo adquirió lo plantó en esa enorme caja de madera para que se recuperara. Ha tenido la paciencia de ir cultivándolo durante 5 o 6 años antes de realizarle un modelado, hasta que ha considerado que este Taxus baccata milenario se había recuperado totalmente y disponía de un buen número de ramas que modelar.
Digo tejo milenario porque a este ejemplar se le estiman más de mil años de vida, por su grueso tronco y la madera muerta que presenta, con los anillos muy juntos.

No puedo comprender los motivos para rescatar un árbol que lleva 800 años en un lugar y, tampoco, que se venda. Está prohibido de forma expresa en el Plan de Manejo. 

Lo que es curioso es la coincidencia de dos ejemplares de tejo, convertidos en bonsais por expertos en estas materias, los dos de origen asturiano, en este certamen internacional celebrado en Lorca.  Algo estamos haciendo mal. Nuestras autoridades debieran tomar cartas en este tema dada la gravedad del mismo porque supone una agresión al tejo que tiene muchas dificultades para sobrevivir.

Tejo Culto

SEPRONA

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Ley Orgánica 2/1986), conocido por el acrónimo SEPRONA ha sido premiado en la décima edición de los Premios de Medio Ambiente organizados por Expansión y el despacho de abogados Garrigues con la colaboración de CISS (grupo Wolters Kluwert), con el Premio Extraordinario «Diez Años Comprometidos con el Medio Ambiente» otorgado ex aequo, premio que comparte con WWF/ADENA.

Desde este blog dedicado al texu, agradecer la labor realizada por el SEPRONA en relación al tejo y al medio ambiente en general. Felicidades por el premio y que sea un estímulo para continuar trabajando en defensa del medio ambiente.

SEPRONA