Otro año mas, “la pisada del diantre”

“Los bosques preceden a las civilizaciones, los desiertos las siguen.”
CHATEAUBRIAND

 

Cada vez me cuesta mas hablar de ciertos temas, y uno de ellos es esta carrera, con parte de su trazado discurriendo por la Tejeda del Sueve, y cuyo nombre aparece en el título de esta entrada. Continue reading “Otro año mas, “la pisada del diantre””

Anuncios

El tejo y los niños

El diario La Nueva España en su edición de Avilés publicó el día 22 de este mes de marzo una noticia, firmada por Pablo Palomo, que tiene a los niños de Primaria del Colegio La Carriona como protagonistas al lado del tejo de la celebración del día de los bosques.

El proyecto parte del Ayuntamiento de Avilés en colaboración con la Estaya de la Llingua.

Texu. La Boya. Aller. 11 de mayo de 2008

Tejo de San Cristóbal de Valdueza, acto de exaltación

Mañana sábado, la Junta Vecinal de San Cristóbal de Valdueza va a celebrar un acto de exaltación del tejo que lleva algo más de mil años en el lugar. Como se dice en El Bierzo Noticias, si el tiempo lo permite se hará “a los pies mismos del gran árbol” y allí dará una charla Bernabé Moya.

Espero que el tiempo acompañe y puedan disfrutar de la -seguro- amena e interesante charla de Bernabé.

Felicitaciones a los organizadores del acto.

 

Tejo de La Collá, Sitio Histórico

El Tejo de La Collá (tejo de Ceñal) es un ejemplar ubicado en el concejo de Siero, querido por mucha gente y lugar de encuentro y celebración de concejos. Está bien ubicado, visible y con espacio suficiente para acoger a gente y celebrar bajo su influjo conceyus, la paz que se respira allí ayuda a ver las cosas con calma. Hace años que se realizaron obras y el asfaltado de la carretera le afectó.
Sobrevive a pesar de todo y aunque algunos años sus hojas dan a entender que lo está pasando mal, vuelve a resurgir. Cuando fuimos a verle a principios de año daba pena; su copa tiene muy poca hoja, tal es así que se puede ver el cielo bajo la misma y hay poca regeneración.

En cuanto a su declaración como Sitio Histórico, toda la información se encuentra en la página 19 y ss del BOPA. Sus 438 centímetros de cuerda le confieren una categoría especial y es que es uno de los pocos tejos que pasan de 400 centímetros (en el censo tenemos 21); esto debiera de ser suficiente para tener una protección máxima, pero hasta el momento solo tiene la de Sitio Histórico y confiemos que sirva para que pueda seguir viviendo muchos años mas dando nota de color a un paisaje bastante alterado por la mano del hombre.

El entorno necesitaba un poco de cuidado, la combinación de ruinas de la iglesia de San Pedro y texu es bonita, pero toda la maleza que hay sobra. La valla protectora está bastante inclinada y parece que a punto de caer. En la visita nos encontramos con la hoja escasa, aunque de color intenso en las nuevas y parduzco en las superiores. En la base del tronco había alguna zona erosionada (da la impresión de ser un corte con hacha), al estar muy cerca de la carretera (unos 20 cm del asfaltado) es fácil que ocurra porque en esa zona no tiene vallado protector, aunque a las personas que son capaces de hacer eso a un árbol ese cercado no les iba a frenar.

Este conjunto necesita ser conservado y es de esperar que esta labor de todos llegue a término de tal forma que podamos seguir contemplando las ruinas de la iglesia de San Pedro de La Collá y al tejo, vigilante y testigo mudo de lo que hacemos.

 

 

El tejo de Villanueva

El otro día, leyendo el diario El Comercio, en su edición digital me encontré con una noticia -firmada por Laura Castro– que hablaba de los orígenes del Reino en el monasterio de Cangas de Onís, y para celebrarlo pues se reunieron en torno a una cena monacal a base de platos inspirados en “El nombre de la Rosa”; este lugar -con un gran atractivo- tiene un tejo centenario al que están cuidando desde la dirección del Parador, cosa que se agradece porque ha sufrido mucho con las obras realizadas en el entorno. En la actualidad ha recuperado hoja y prestancia; es de lamentar que el tejo que habían plantado enfrente se ha secado. Con los tejos nunca se sabe.

se plantaron los 97 texos en la viesca de Mable

Ayer fué el día en el que estábamos convocados para plantar los texos que van a constituir la viesca de Mable, acto  que ha tenido mucha participación de gentes venidas de lugares diversos de la Península Ibérica. Se plantaron 97 ejemplares de la cornisa cantábrica, algunos donados por la familia de Mable, otros por Ignacio Abella, otros venían de Cantabria. En fin, todo armonía y buen ambiente en un día en el que el tiempo nos dió una tregua y dejó de llover para que se pudiera llevar a cabo la plantación sin mojarse.

Los principales plantadores eran los niños y luego los mayores que por allí andábamos terminamos la tarea. Al finalizar la plantación Xuacu Amieva nos tocó un par de piezas, una de ellas el Canciu’l texu rodeado de los participantes y a continuación los familiares de Amable Vallina descubrieron una placa realizada por una artesana vallisoletana, Dori Nieto; por último se leyó un texto por un miembro de Amigos del Tejo y las Tejedas, Fernando Vasco. Todo estupendo. La prensa regional lo recoge en su edición digital, tanto El Comercio como La Nueva España.

Dejo aquí un pequeño vídeo que hice yo (la calidad no es buena) en la visita que hicimos en marzo de 2014 al texu de Paragües.

Cerramos el ciclo, pero abrimos otro y es el que denomino efecto Mable, su respeto por la naturaleza es algo que ha calado. Gracias Mable por tu generosidad, por el ánimo que tenías y por esa sonrisa pícara que siempre estaba contigo. Un honor haberte conocido.

Manolo Corces: in memoriam

ManoloCorces
Hoy ha fallecido Manolo Corces, hombre voluntarioso y colaborador, facilitador de encuentros, con mirada limpia y aspecto bonachón. Así, de repente, familiares y amigos nos hemos quedado un poco mas solos.

Seguiremos intentando que EDP, esa compañía eléctrica tan sensible a temas ambientales, retire la torreta que ocupa el espacio que correspondía al texu de San Esteban de Cuñaba. Ya les vale. Desde el conceyu celebrado en 2014 en ese lugar hermoso y apartado de Peñamellera Baja, donde Manolo residía, no han tenido tiempo de cumplir los deseos de una pequeña comunidad que busca la armonía, armonía que se ha visto rota por esa invasión metálica en forma de torreta con un transformador en el campo de la iglesia. No lo saben hacer mejor. Una pena.