Montovo, Sitio Histórico

Montovo (Montoubu) es una localidad del concejo de Belmonte de Miranda, que tenía un tejo precioso, al que le concedieron el nivel de protección de Sitio Histórico. Cada vez que lo visito está peor, hace unos años decidieron podarlo y le quitaron una rama de gran tamaño en dirección al tejado de la iglesia, y desde entonces no parece que las cosas vayan bien para el ejemplar.

No me gusta que poden los árboles si no es estrictamente necesario, hacer daño a un ser vivo de forma gratuita no me parece correcto.

El lugar es bonito, es una entidad sigular con la categoría de aldea al que se accede por una carretera estrecha (BE-2) -con bastantes curvas- que nos permite contemplar el paisaje del concejo de Belmonte y, si la niebla no lo impide, ver el valle creado por el río Montovo. Una vez que llegamos, nos encontramos con un cartel indicador del teixu; a unos 13 kilómetros de la capital del concejo y con 22 habitantes en 2017 como indica el nomenclátor de sadei.

Su copa, de forma singular, que impresiona vista desde la carretera, está bastante alterada por sucesivas podas que han alterado su perfil, aunque sigue siendo hermoso. No obstante, cuando nos acercamos comprobamos la fragilidad de este pie centenario, con muchos claros en la copa y hojas que indican sufrimiento; el número de arilas es escaso y su tamaño tampoco impresiona. En la foto de la derecha se puede ver lo que estoy intentando explicar; es cierto que las imágenes no recogen la tristeza del ejemplar.

El campo de la iglesia, no estaba muy cuidado, el cercado del tejo estaba roto por algunos lados, lo que acentuaba mas la idea de deterioro. Toda la información referente al conjunto se encuentra en el BOPA a partir de la página 27.

Este pie parece que fue plantado en 1721, (BOPA, pág. 30)

“yo, domingo de alba de la Vega, natural de Quintana, cura de leiguarda, he plantado un texo delante de la puerta de la iglesia y lo hize la noche de santa oblalia del año de mil y setecientos y diez, y conociendo el gran adorno que era, envié al lugar de Fresnedo otro a mi costa, el 23 de septiembre de mil y setecientos diez y nueve y también envié otro, a mi costa, al lugar de Montovo, concejo de Grado, el veinte de febrero de mil y setecientos y veinte y uno, que está junto a la posada de la losa”

pero nada sabemos los años que tenía cuando se hizo; con esta fecha nos salen unos 300 años.

Nos gustaría ver como este tejo hembra sigue mucho tiempo más ahí, siendo testigo mudo de lo que suceda y con una imagen que nos transporta a la reflexión tranquila.

 

Anuncios

Tejo de Gobiendes

Hacía mucho tiempo que no visitábamos el tejo de Gobiendes, esta entidad singular con la categoría de lugar en el concejo de Colunga y que tiene 73 habitantes según el nomenclátor de sadei para 2017, ubicada a unos 6 kilómetros de la capital del concejo.

El lugar había soportado algunas obras hace unos años (2009) y parece que el tejo las lleva bien. Tiene una peculiariedad y es que posee un cercado de piedra a modo de corra y en su interior pues hay plantado un pequeño jardín, con una hortensia de tamaño considerable y alguna que otra planta. Claveles colgantes de sus ramas … en fin, no conocemos dentro de los tejos de iglesia y concejo otro ejemplar como él. Con algún que otro rebrote y poda el aspecto era bastante bueno en septiembre de 2018.

Sarzol y el abandono

Hace unos años, cuando inicié este camino tejero, al crear la página puse una frase que pretendía ser un resumen de lo que aquí iba a recogerse “…rescatar del olvido al texu …” el texu continua olvidado, sobre todo, por la administración que parece no verlo. El caso de Sarzol es uno más de tantos como hay en esta región, este pequeño (32 habitantes según el nomenclator de sadei en 2017) lugar del concejo de Illano (Eilao) , en el occidente astur, tiene un espacio reducido ocupado por una teja multicentenaria y la ermita de Santa Eulalia, sobria, se puede decir que coqueta, allí erguida en aquel terreno pendiente y con un campanario austero y un techado de losas cubiertas de líquenes. El conjunto, supongo que valorado por los vecinos, se vio alterado con las obras de rehabilitación de una edificación pegada al tejo, las fotos han perdido parte de su encanto pero todo sea por mor del bienestar de los que allí residen.

Hacía un par de años que no lo visitaba y al llegar y ver el tejado hundido la sensación fue de tristeza al comprobar, una vez mas, como se abandona la gestión del patrimonio y no solo del natural. Una vecina de cierta edad con la que hablamos nos pidió ayuda porque a ellos nadie les hacía caso, no sé si es así o no, tampoco lo comprobamos; Lo único que hicimos fué enviar una carta a una dirección de correo de la Consejería de Cultura, y estamos a la espera de respuesta. El pueblo parece ser que quiere arreglar el tejado pero no hay forma porque nadie sabe a ciencia cierta a quien acudir.

Esta es una pieza mas del gran mosaico del abandono rural en Asturias y en gran parte de la península ibérica, el despoblamiento y la dejadez de algunos administradores nos lleva a situaciones así; son los estertores de una forma de vida que desaparece lentamente, se puede decir que a ritmo de tejo, pero que no parece seamos capaces de reconducir.

La teja estaba mal, su apariencia no era buena, pero con los tejos nunca se sabe y quizás el año que viene nos encontremos con hojas muy verdes y consistentes, colores intensos y arilas en número elevado adornando esa copa que nos hace imaginar tiempos mejores. Espero que aguante bien el invierno y que esa fragilidad que se observa en las hojas se supere.

arila Sarzol