Tejo de Villanueva

Villanueva es una entidad singular con la categoría de  lugar del  hermoso concejo de Cangas de Onís, muy cerca de la capital del concejo y que tiene el parador de Cangas de Onís, ubicado en un lugar privilegiado, en al antiguo monasterio de San Pedro de Villanueva. Este monasterio tiene un tejo centenario al lado de la iglesia y hace unos años, cuando se llevaron a cabo las obras de remodelación, no tuvo su mejor momento, pero pasado un tiempo ha recuperado hoja, color y energía y -aunque tiene ramas secas y la copa no es muy frondosa- está dando una sensación de mejoría evidente.

La sensibilidad de la dirección de este parador es de agradecer pues cerca de donde está el tejo, en unos terrenos vallados está el Prau Baxu y allí un bosquete mixto, siendo uno de los ejemplares un tejo joven. El tejo que habían plantado enfrente del tejo centenario ha pasado a mejor vida y supongo que en cualquier momento plantarán otro; de momento el pie del Prau Baxu está creciendo bien.

El tejo centenario ahí sigue y esperemos que lo haga muchos años, dejamos una foto en la que se puede ver su estado. Estar allí un día soleado es un regalo para los sentidos, el rumor del río Sella unido al canto de pájaros, algún que otro mugido … merece la pena una visita.

 

 

Anuncios

Tejos de Corao

Hace mucho tiempo que no visitaba los tejos de Corao, en el concejo de Cangas de Onís, aunque siempre que voy a ver los de Abamia es paso obligado. Esta vez me puse como cometido parar a la vuelta de Abamia y ver como estaban; la idea general es de abandono del entorno y los tejos están haciendo juego.

La iglesia de Nuestra Señora (nave única dividida en tres tramos y cabecera cuadrada; en un cuerpo cuadrado se ubican las campanas) fué construida en 1915 para sustituir a la de Santa Eulalia de Abamia que estaba amenazada de ruina ya en 1904 y de la que conserva un retablo y algunas tallas. El campo de la iglesia es amplio y tiene algunos árboles plantados, tejos, pinos …

Los tejos no parecen estar bien, sobre todo uno, con escasa hoja, la copa muy rala y el aspecto poco lozano da una idea de su situación. El otro, con algo mas de hoja y mejor color pues parece mantenerse mejor.

Esperemos que puedan recuperar algo de energía y su copa nos pueda servir de cobijo en días de lluvia, cada vez menos frecuentes en esta región y que algunos añoramos.

Corao siempre merece una visita, no solo por sus casonas sino por la tranquilidad que lo invade; su castañéu es precioso, ubicado entre el pueblo y el río Güeña, aunque debiera protegerse.

 

El tejo de Villanueva

El otro día, leyendo el diario El Comercio, en su edición digital me encontré con una noticia -firmada por Laura Castro– que hablaba de los orígenes del Reino en el monasterio de Cangas de Onís, y para celebrarlo pues se reunieron en torno a una cena monacal a base de platos inspirados en “El nombre de la Rosa”; este lugar -con un gran atractivo- tiene un tejo centenario al que están cuidando desde la dirección del Parador, cosa que se agradece porque ha sufrido mucho con las obras realizadas en el entorno. En la actualidad ha recuperado hoja y prestancia; es de lamentar que el tejo que habían plantado enfrente se ha secado. Con los tejos nunca se sabe.

El Conceyín del Texu

CARTELAsí denominó Ignacio Bosch, director del Parador, al acto presentado por Dulce María Prida Vega que tuvo lugar el 3 de junio en el Parador de Cangas de Onís, dentro de los encuentros que se vienen celebrando en ese espacio tan especial desde hace 3 años. Según nos contó en la presentación, estos encuentros se iniciaron con la charla de Ignacio Abella y querían celebrar el aniversario con otra conferencia impartida por Ignacio y un paseo alrededor del texu; la climatología no acompañó, así que el paseo no tuvo lugar pero Xuacu Amieva tocó el Canciu’l Texu dando inicio al acto en el que tuve el honor de participar gracias a la generosidad de Ignacio Abella que compartió su espacio conmigo. Hablé del censo de tejos de iglesia, y de los tejos de Cangas que están en él después de visitar al tejo de Gamonéu de Cangas y quedar con el corazón encogido (este pié necesita ayuda).

La tecnología no estuvo de mi parte; la presentación que había preparado para que resultase mas amena la charla no se pudo ver y por ello quiero dejar aquí el pequeño vídeo que elaboré con los tejos de iglesia y conceyu que están en el censo y que se encuentran en el hermoso concejo de Cangas de Onís.

tronco tejo Gamonéu'16

Tejo de Covadonga

Covadonga es una parroquia del concejo de Cangas de Onís, con la categoría de lugar que está en el Parque Nacional de Picos de Europa.

En la carretera que nos lleva a la basílica se encuentra un tejo de buenas dimensiones y que aparece en el censo del que partimos con el número 74. Visitado el lugar, hay mas tejos en la parte de la basílica pero son jóvenes; este se encuentra a la entrada del hotel.

Sus 238 centímetros de perímetro y unos 16 metros de altura este tejo tiene una situación privilegiada para verlo desde la carretera que accede a la basílica. Su estado no es muy bueno, a pesar de no tener corra si le pasa la carretera muy cerca del cuello y su hoja carece de la tersura necesaria para ver la lozanía que un ejemplar así merecería. Escasa hoja y no muy tersa indican que no está pasando por su mejor momento.

Como no todo va a ser negativo, hay que reseñar que existen otros tejos jóvenes en la explanada de la basílica que esperemos puedan crecer bien.

tejo de Covadonga

Tejos de Cangas de Onís

Cangas de Onís es un concejo del oriente astur que posee el mayor número de tejos de iglesia del censo, con un total de 21 pies de los que dos han muerto (10%). En cuanto a las dimensiones y estado de conservación no está entre los destacados; de hecho solo seis superan los 300 cm de cuerda, pasando a formar parte del “club de los 58” pues ese es el número de ejemplares que hay en esta comunidad autónoma con esa característica, pero el estado de estos tejos no puede ser considerado óptimo como podemos ver en la gráfica en la que tenemos que, del total, cuatro están regular:

De los seis ejemplares que forman parte de este grupo cinco son tejas. Es evidente que estos árboles necesitan un cuidado especial y esperemos que los encargados de realizarlo tengan éxito en el empeño; el de Villanueva parece no tener remedio desde las obras del parador su estado es preocupante aunque se plantó enfrente del que agoniza uno nuevo pero no está pasando por su mejor momento; la teja de Abamia es de esperar que evolucione bien, sobre todo desde que ha sido catalogado como Sitio Histórico a pesar de las obras realizadas en la iglesia y que tanta polémica tuvieron y del resto -por su ubicación en zonas con poca actividad- podemos pensar que van a vivir muchos años salvo el de Mestas de Con que tiene una situación no muy buena. Sigue leyendo “Tejos de Cangas de Onís”

Tejo de la ermita de Santa Cruz

En uno de los barrios de Cangas de Onís, el de Contranquil, nos encontramos con esta ermita, en cuyo interior se halla el dolmen de Santa Cruz, declarada BIC el 3 de junio de 1931 (RI-51-0000799). La teja de 201 cm de cuerda se encuentra ubicada en un lugar digno de ser visitado. Su altura es de unos 11 metros, no tiene corra ni asfalto muy cerca, aunque la hoja es escasa y la copa rala. Su estado se puede calificar de regular.