Tejo de Montovo, Sitio Histórico

El tejo de Montovo es uno de los doce Sitios Históricos con tejo en Asturias. Esta localidad del concejo de Belmonte de Miranda tiene restos de una torre medieval, una iglesia centenaria y un texu -varias veces centenario- en un prado con un cercado de madera que está cayéndose por falta de mantenimiento. Siempre que acudo a visitarlo tengo dudas sobre quien es el organismo encargado de su conservación, los temas administrativos son bastante farragosos y en el caso de los campos de tejos pues algunas veces el tejo es propiedad de la iglesia, otras del pueblo … en fin: unos por otros, la casa por barrer.

Visitar todos los años los doce Sitios Históricos es uno de los objetivos que me he fijado para hacer un seguimiento de los mismos y, en el caso del de Montovo, pues el día que lo visité no estaba muy lucido, así que el pesimismo aparece de nuevo.

Desde la carretera se ve bien, la cosa cambia cuando llegamos al cercado y nos encontramos con pocas arilas, hojas y ramas secas, color apagado; todo ello da una sensación de agotamiento del ejemplar. Unos vecinos con los que hablamos nos comentaban que había crecido mucho y que las ramas que dan al camino próximo a la iglesia están para cortar. Hace unos años ya las cortaron, parece que la teja sigue a su aire reivindicando su espacio.

En la foto primera se puede ver un poco la zona que podaron hace unos años para que las ramas no afectasen al tejado de la iglesia; es una pena que no se puede apreciar bien la cantidad y el tamaño de las mismas.  En  la  segunda  vemos  la  teja  con un perfil hermoso, esperando que recupere lozanía y en la próxima visita tenga una copa frondosa.

No estaría mal que se arreglase el cercado y se limpiase un poco el lugar de tanta ortiga, y -puestos a pedir- pues también podían elaborar una ordenanza municipal de protección de arbolado para este hermoso concejo.

Anuncios

Montovo, Sitio Histórico

Montovo (Montoubu) es una localidad del concejo de Belmonte de Miranda, que tenía un tejo precioso, al que le concedieron el nivel de protección de Sitio Histórico. Cada vez que lo visito está peor, hace unos años decidieron podarlo y le quitaron una rama de gran tamaño en dirección al tejado de la iglesia, y desde entonces no parece que las cosas vayan bien para el ejemplar.

No me gusta que poden los árboles si no es estrictamente necesario, hacer daño a un ser vivo de forma gratuita no me parece correcto.

El lugar es bonito, es una entidad sigular con la categoría de aldea al que se accede por una carretera estrecha (BE-2) -con bastantes curvas- que nos permite contemplar el paisaje del concejo de Belmonte y, si la niebla no lo impide, ver el valle creado por el río Montovo. Una vez que llegamos, nos encontramos con un cartel indicador del teixu; a unos 13 kilómetros de la capital del concejo y con 22 habitantes en 2017 como indica el nomenclátor de sadei.

Su copa, de forma singular, que impresiona vista desde la carretera, está bastante alterada por sucesivas podas que han alterado su perfil, aunque sigue siendo hermoso. No obstante, cuando nos acercamos comprobamos la fragilidad de este pie centenario, con muchos claros en la copa y hojas que indican sufrimiento; el número de arilas es escaso y su tamaño tampoco impresiona. En la foto de la derecha se puede ver lo que estoy intentando explicar; es cierto que las imágenes no recogen la tristeza del ejemplar.

El campo de la iglesia, no estaba muy cuidado, el cercado del tejo estaba roto por algunos lados, lo que acentuaba mas la idea de deterioro. Toda la información referente al conjunto se encuentra en el BOPA a partir de la página 27.

Este pie parece que fue plantado en 1721, (BOPA, pág. 30)

“yo, domingo de alba de la Vega, natural de Quintana, cura de leiguarda, he plantado un texo delante de la puerta de la iglesia y lo hize la noche de santa oblalia del año de mil y setecientos y diez, y conociendo el gran adorno que era, envié al lugar de Fresnedo otro a mi costa, el 23 de septiembre de mil y setecientos diez y nueve y también envié otro, a mi costa, al lugar de Montovo, concejo de Grado, el veinte de febrero de mil y setecientos y veinte y uno, que está junto a la posada de la losa”

pero nada sabemos los años que tenía cuando se hizo; con esta fecha nos salen unos 300 años.

Nos gustaría ver como este tejo hembra sigue mucho tiempo más ahí, siendo testigo mudo de lo que suceda y con una imagen que nos transporta a la reflexión tranquila.

 

Tejos de Belmonte

El concejo de Belmonte es de gran belleza con el río Pigüeña como vertebrador del paisaje; de tradición ganadera aunque con un elemento perturbador de la calidad del paisaje y del medio ambiente como es la empresa minera que explota el yacimiento de oro y algún que otro parque eólico.

Este concejo tiene dos tejos que pasan de los 300 cm de cuerda y son el de Montovo y el de San Martín de Ondes, el primero bien conservado, con espacio suficiente para crecer libremente y el de San Martín de Ondes que ha recibido demasiada atención humana, en el sentido de que le han encementado la plaza en la que se encuentra, tiene una corra, y podas abusivas con lo que el aspecto después de las últimas obras de asfaltado pues no es bueno y ha sido denunciado por los vecinos del pueblo.

En la actualidad este teja tiene una copa rala tiene unos 13 metros de alto y sus arilas son enormes; un vecino nos ha comentado que le iban a quitar el hormigón; es de esperar que si lo hacen tengan el cuidado que estas acciones requieren.

Montovo (Montoubu) es una localidad preciosa, que casi siempre que la visitamos está cubierta por un manto de niebla lo que le da un aspecto misterioso y sugerente. Este tranquilo lugar, a unos 700 metros sobre el nivel del mar, tiene uno de los tejos mejor protegidos con sus 377 cm de cuerda y unos 14 metros de alto, es un ejemplo a seguir.

Montovo

Montovo es un lugar del concejo de Belmonte posee un tejo precioso, de gran porte y con un entorno que le permite vivir a sus anchas. Siempre que lo visitamos estaba rodeado por una densa niebla donde se podía entrever su presencia dominando el entorno.

Esta semana con tanta fiesta nos hemos podido desplazar a visitarlo aprovechando que hacía un buen día de sol y allí estaba, con su precioso perfil, en ese campo, sin corra, sus 378 cm de perímetro y una altura de unos 15 metros. 

Hablando con algunas personas que allí estaban nos comentaron que lo iban a podar, pero no sabían quien era el encargado. Esperemos que tengan en cuenta el Plan de Manejo del Tejo.