Tejo Las Arenas

Arenas (Las Arenas) es una entidad singular de la parroquia del mismo nombre con la categoría de villa en el hermoso concejo de Cabrales (oriente astur) y que se encuentra a una distancia de la capital del concejo de unos 3 km y a una altitud de 151m sobre el nivel del mar según se recoge en el nomenclátor de sadei.

A la salida del pueblo nos encontramos con la iglesia parroquial de Santa María de Llas, al margen del río Ribeles, propiedad del Arzobispado de Oviedo, y que cuenta con un terreno bien cuidado alrededor de la misma en el que hay plantados varios ejemplares de tejo, siendo el mas longevo el que está cerca de la murete que la protege. Este pie (264 cm), cada vez que lo visito está peor, la hoja con muy poca fuerza, color apagado, abundancia de agallas y copa ligera; esto da una sensación de agonía, solo espero que recupere algo de lozanía en la próxima visita.

En el campo de la iglesia que está muy cuidado hay varios tejos de distintos tamaños que armonizan con el edificio, mencionado por Madoz en su diccionario, que posee unas pinturas muy interesantes; las obras de mejora del entorno y del edificio se iniciaron en 1996 y duraron unos 14 años, como dice Bárbara Morán en lne.

 

Anuncios

Tejo de Las Arenas

Esta villa y parroquia de Cabrales tiene dos pueblos: Arangas y Arenas y está en la confluencia de los ríos Cares y Casaño; tiene la villa de Las Arenas numerosas casas de los siglos XVII y XVIII y merece una visita pausada para callejear y disfrutar del lugar.

En la salida hacia Arangas, a mano izquierda, se encuentra el monasterio románico de Santa María de Llas con restos del siglo XIV.

La villa es singular y de gran belleza, aglutina numerosos restaurantes y tiendas que abastecen a la gran cantidad de turistas que vienen a conocer los Picos de Europa; también es conocida por la celebración -el último domingo de agosto- del certamen del queso de cabrales. Digna de ver es la ancestral danza del corri-corri.

La iglesia de Santa María de Llas tiene un entorno muy bien cuidado en conjunción perfecta con el interior. Su párroco D. Pedro nos atendió con gran amabilidad y contó algunas cosas interesantes del edificio. En el exterior hay una gran explanada y en ella -además de múltiples plantas- un gran tejo sin corra y con buen aspecto. Nos ayudó a medirlo nuestro amigo Helio y el resultado es que su cuerda es de 264 cm.