Tejo de Bustantigo, ¿monumento natural?

El tejo de Bustantigo, en el concejo de Allande, ha sido el beneficiario de unas obras de mejora del entorno.

El Ayuntamiento ha decidido seguir protegiendo al árbol y parece que va a solicitar la declaración de Monumento Natural, según se recoge hoy en el diario El Comercio, en una crónica firmada por Belén G. Prieto, en la que se dice:

Además, para favorecer la filtración del agua hacia las raíces, se aplicó una malla anti-hierbas al suelo de la plaza, sobre la que se extendió una capa de grava que hace de pavimento drenante. La actuación incluyó un tratamiento fitosanitario del tejo.

Es evidente que a la vista de los tejos que tienen esa calificación, ser monumento natural no supone gran cosa para el ejemplar. Mientras llega la protección pueden implementar la figura de amparo de interés local con la puesta en marcha de una ordenanza que los proteja; es una buena manera de defenderlos hasta que lleguen figuras “más potentes”. La ordenanza, creada por Bernabé y José Moya es fácilmente aplicable y está a disposición de los Ayuntamientos que quieran usarla.

Esperemos que todos estos trabajos sirvan para que el tejo pueda seguir viviendo en un entorno privilegiado como es el de la localidad de Bustantigo, en la ladera del Picoutel, en el valle del río del Ouro.

Anuncios

Tejos de Busqueimado

boimentepesozEste mes de enero, en el que el invierno parece que no quiere estar entre nosotros, fuimos a visitar a los tejos de Busqueimado, en el concejo de Santa Eulalia de Oscos (Santalla). De camino nos encontramos con un paisaje alterado, enormes torres invadían el lugar, no hace mucho libre de estos aditamentos y que nos ha dolido especialmente. La línea de alta tensión Boimente-Pesoz, de 81 kilómetros de longitud, construida por Red Eléctrica para evacuar el excedente de energía -sobre todo eólica- que se produce en Asturias y Galicia, que no ha tenido reparos en dañar de cableadoBusqueimadoforma increíble este paisaje; las praderas enormes, algún que otro bosquete y los abundantes tejos tienen unos nuevos compañeros de metal que hacen daño a la vista, sin entrar a valorar la incidencia en la salud de los que allí viven. Según dice la prensa regional, su puesta en funcionamiento está prevista para esta primavera. En la foto podemos ver una de las torres próximas a Busqueimado (aldea con 5 habitantes según datos de sadei) y la protección que se pone a la carretera por si alguno de los cables cayese. Todo un detalle.

El camino que va hacia Busqueimado, adornado por estos nuevos elementos, sigue siendo cómodo. Una vez llegada a esta aldea, dejamos el coche y bajamos andando para disfrutar del paseo y contemplar la maravilla que es la muria, como diría nuestro amigo Silvino, o el muro, para nosotros, hecho con piedra y que está lleno de plantas y árboles que van enraizando como pueden; algún que otro tejo, plantones de robles y un sin fin de plantas que te obligan a parar para contemplar el conjunto.

P1260826

Con lluvia, sol, viento, niebla … el camino siempre tiene el mismo efecto, nos emociona ver en ese trozo pequeño de piedra la cantidad de vida que allí hay.

Los tejos bien, con sus líquenes, su muleta soporte, sus hojas de buen color y ese plástico que lleva años allí y que no terminamos de comprender el motivo de su permanencia. Estos pies con casi 400 centímetros de perímetro cada uno merecen un entorno cuidado y no estaría nada mal que el ayuntamiento de Santalla les protegiese con alguna ordenanza municipal, como la elaborada por Bernabé y José Moya de la Diputación de Valencia.

Busqueimado'16