nueva actitud

Hoy publican en lne una entrevista con el señor Rodríguez Asensio donde se hace referencia a la restauración de Abamia y se menciona a la Asociación Amigos del Tejo y en sus moderadas declaraciones podemos ver un cambio de actitud al enfrentarse a este problema por parte del gobierno del Principado de Asturias, no se si por convencimiento de que no lo han hecho bien o para intentar no salir tanto en prensa. Creo que hay que conceder un tiempo hasta que se vea si sus buenas intenciones coinciden con la plasmación en la realidad al llevar a cabo las mismas. Como expresé en otro momento, espero que cuiden al tejo como se merece (los amigos del tejo estamos a la espera de un informe de especialistas en árboles monumentales en relación al trato recibido por los tejos de Abamia) … las normas están para cumplirlas y el Plan de manejo del tejo está para eso.

Abamia, arrogancia y desprecio

Esta es una nota que la asociación Amigos del Tejo ha enviado a la prensa en espera de su publicación (el subrayado es mío):

 

En respuesta a algunas afirmaciones vertidas en este periódico por uno de los responsables de la obra, hemos de precisar que es mejor que sean los expertos dendrólogos los que opinen sobre la edad de estos árboles. En cualquier caso, si hablamos del más viejo de Abamia, de 4’5 de perímetro (mayor que algunos de los declarados Monumentos Naturales por el Principado, como el de Santibáñez de la Fuente o el de Pastur), poco tiene que ver con los 2’50 m. del mayor de los de Cabrales que se pretenden comparar, máxime en una especie que se caracteriza por ralentizar su crecimiento conforme envejece. Asombra de cualquier forma que la principal línea argumental para defender las agresiones al lugar y a los tejos, consista básicamente en denigrar y relativizar la importancia del bien cultural que se pretendía restaurar o desacreditar y sembrar dudas sobre segundas intenciones de quienes les critican. En nuestro caso, como defensores del tejo, todo lo que atañe al lugar nos afecta e interesa, el altisonante “amarillo Abamia”, los extemporáneos bolos y cubos, si don Pelayo fuera o no enterrado allí, etc. etc. Pero lo que de verdad nos duele son los atentados contra los árboles, máxime cuando, precisamente por los casos de Cabrales y decenas de otros tejos que agonizan tras las obras, hemos venido avisando y trabajando para su conservación y lo hicimos reiteradamente para que no sucediera en el caso de Abamia. Quizá para ustedes este lugar no es suficientemente importante. Para nosotros lo es de muchas formas distintas, pero si a estas alturas del curso continúan demostrando que no han sabido entender dónde se encontraban, ya no parece éste el momento de ofrecer mayores explicaciones . Sí parece en cambio oportuno aclarar que frente a esa retorcida dicotomía que deja caer entre cristiandad y paganismo, este árbol representa justamente el necesario entendimiento y sincretismo que de hecho se ha producido en Abamia desde hace siglos. Esperemos, continuando con su refrán que no sigan cabalgando por demasiado tiempo sobre el caballo de Atila: por donde ustedes pasan no crece la hierba…

Amigos del Tejo

estela tejo