Tejo de Villanueva

Villanueva es una entidad singular con la categoría de  lugar del  hermoso concejo de Cangas de Onís, muy cerca de la capital del concejo y que tiene el parador de Cangas de Onís, ubicado en un lugar privilegiado, en al antiguo monasterio de San Pedro de Villanueva. Este monasterio tiene un tejo centenario al lado de la iglesia y hace unos años, cuando se llevaron a cabo las obras de remodelación, no tuvo su mejor momento, pero pasado un tiempo ha recuperado hoja, color y energía y -aunque tiene ramas secas y la copa no es muy frondosa- está dando una sensación de mejoría evidente.

La sensibilidad de la dirección de este parador es de agradecer pues cerca de donde está el tejo, en unos terrenos vallados está el Prau Baxu y allí un bosquete mixto, siendo uno de los ejemplares un tejo joven. El tejo que habían plantado enfrente del tejo centenario ha pasado a mejor vida y supongo que en cualquier momento plantarán otro; de momento el pie del Prau Baxu está creciendo bien.

El tejo centenario ahí sigue y esperemos que lo haga muchos años, dejamos una foto en la que se puede ver su estado. Estar allí un día soleado es un regalo para los sentidos, el rumor del río Sella unido al canto de pájaros, algún que otro mugido … merece la pena una visita.

 

 

Anuncios

Tejo de Berducedo

Berducedo (concejo de Allande) es un lugar importante para los que hacen el camino Primitivo, hay un albergue, hasta 1980 hubo una casa hospital, una iglesia (Santa María, siglo XIV) con un tejo bonito que está cerca de un regato y al que siempre que pasamos por la zona paramos a ver como va.

Esta entidad singular con la categoría de lugar, a unos 25 kilómetros de la capital del concejo sigue perdiendo población a pesar de ser lugar de paso de muchos peregrinos pero eso no es suficiente para dinamizar la economía local y cuenta con 95 habitantes en 2018 (nomenclátor sadei).

El tejo de Berducedo crece bien por su ubicación y es de esperar que siga así durante mucho tiempo. El otro día, de vuelta de la celebración del día de San Juan en el Museo Etnográfico de Grandas de Salime (creado por Pepe el ferreiro), paramos a verlo y con alguna que otra hoja amarillenta el aspecto era bueno. El paseo por el pueblo siempre agradable con una parada en el cementerio viejo que tiene mucho encanto.

Tiene un tronco bonito, recto y con muchos surcos, el sonido del regato y el canto de algunos pájaros completan el cuadro; es un lugar con encanto. Es una pena que sigan cortándole ramas cuando no estorban a nadie; esperemos que dejen de hacerlo.

 

 

 

Tejo de Abamia, Sitio Histórico

Abamia es como una herida que no termina de curar, ni la cirigüeña con su poder de cicatrización termina por cerrarla. Este Sitio Histórico está en nuestra memoria siempre y tres de los nueve conceyus celebrados han sido bajo su copa y con su presencia agónica. El tiempo da para poco, cada vez se va mas deprisa, y uno de mis objetivos es visitar una vez al año esos ejemplares con la etiqueta de Sitio Histórico para ver como están y en marzo estuvimos por el oriente.

En  primavera tocó Abamia y cada vez que subimos la cuesta que nos lleva desde Corao hasta allí la sensación de temor ante lo que nos podemos encontrar es evidente. La teja mayor nos recibe cada vez con menos hoja y allí nos acordamos de los amigos que se han ido como Amable Vallina y Manolo Corces que tanto han hecho por el patrimonio natural y -en especial- por los tejos y que nos dejaron el encargo de atalantar lo poco que nos queda. Esta teja ha padecido la ignorancia, porque no podemos considerar que había voluntad, de los encargados de realizar las obras de mejora de este elemento patrimonial que comparte espacio con el tejo y que ambos forman el Sitio Histórico de Abamia. Todo esto ha tenido sus consecuencias y la teja, desde entonces, y van mas de once años, ha ido perdiendo tersura y energía. Duele verla tan frágil, aunque consuela ver los tejos que están creciendo en el murete colindante, que son herederos directos suyos.


El Sitio Histórico da pena verlo, poco cuidado, el edificio está lleno de humedades y el mobiliario urbano alterado por algún visitante que no tiene presente que lo que allí hay es de todos y debemos respetarlo. De los tejos poco que decir, la teja mayor está mal y los otros dos, más jóvenes, presentan mejor aspecto. Desconcemos quienes son los encargados de su custodia, pero es evidente que están olvidados. Confiamos en que se ponga remedio y en la próxima visita el conjunto presente un aspecto mejor.

 

 

Tejo de Martul, Sitio Histórico

MARTULWaterlogue-2019.jpgMartul es una entidad singular con la categoría de casería en el concejo de Villanueva de Oscos, distando unos seis kilómetros de la capital del concejo. En este lugar, con una paz especial, vive uno de los tejos con la categoría de Sitio Histórico y que pasé a visitar hace unos días.

Hay muchos lugares hermosos pero este tiene algo especial, no sé si es la sobriedad, el silencio, el paisaje que le rodea. Da gusto estar allí un rato disfrutando de todo lo que nos aporta.

El tejo tenía buen aspecto, acogedor como siempre, invitaba a resguardarse del sol bajo su copa para dejar que la imaginación vuele contemplando y percibiendo tanta calma, con una música de fondo hermosa interpretada por algunos pájaros que por allí estaban. Este lugar me llena de energía para una temporada, es un lujo.

Con las fotos que saqué hice este pequeño vídeo.

Teixo de Martul

Texu de Bargaéu

Bargaéu (Bargaedo) es una entidad singular con la categoría de aldea de la parroquia de Coya del concejo de Piloña; está a unos seis kilómetros de la capital, Infiestu, y a unos 280 metros de altitud en el límite con Cabranes.

Tiene una capilla que ha sido reconstruida después de 1936 bajo la advocación de Santa Mª Magdalena, siendo la festividad el primer domingo de agosto. En el campo de la capilla hay un tejo centenario y muy cerca varios ejemplares mas jóvenes y con mejor aspecto.

Hacía mucho que no lo visitaba y no parece que ha empeorado; su tronco (370 cm de cuerda) hueco sigue aguantando y sus 12 metros de altura nos permiten contemplarlo desde lejos.

Mucha hoja seca en el suelo y la copa algo rala daba al conjunto una imagen de abandono.

Tejo de Bustantigo después de las obras

El tiempo se escurre a gran velocidad y hace casi un año que se llevaron a cabo las obras de mejora  en el entorno del tejo de Bustantigo en el concejo de Allande; por fin he podido ir a ver como había quedado y -en un día soleado y ventoso de este mes de diciembre- estuve haciendo unas fotos.

El concejo de Allande es enorme, con pocos habitantes, casi todos concentrados en la capital y el lugar de Busqueimado, a unos 23 kilómetros de la misma, Pola de Allande (La Puela), y 707 metros sobre el nivel del mar es un ejemplo de lo que digo, sus 14 habitantes en 2017 (nomenclátor sadei) de un total de 1742 en el concejo y las casas casi todas cerradas así lo indica.

Hace un tiempo la corporación decidió asignar una cantidad de dinero al arreglo de la zona donde vive el tejo de Bustantigo y las obras, que se iniciaron a principios de este año, consistieron en eliminar parte del encementado del suelo y sustiuirlo por zahorra y cerrar con una cadena la pequeña plaza en la que está con el fin de evitar que algún ganado despistado pudiese pisotear las raíces. Todo ello es de agradecer y espero que pronto este pie pueda presentar una lozanía de la que en este momento carece; el aspecto no era bueno pero supongo que estará acusando las obras. Como podemos ver en la foto de la derecha, tomada en 2008, comparada con la de diciembre de 2018 la copa ha perdido frondosidad; en la actualidad hay una parte que parece estar secando y la mas cercana al camino es la que está mejor.

Había bastantes ramas podadas, ramas pequeñas, y la hoja tenía un aspecto mortecino que daba al conjunto la sensación de fragilidad. Confío en que este pie con mas de 400 cm de perímetro se vaya recuperando y resista el invierno que por esas zonas es muy duro. Dejo unas fotos tomadas para que se vea un poco lo que comento. No es objeto de esta bitácora, pero el impacto visual de una estructura de ladrillo al lado del conjunto es demoledora y confiere una nota negativa en el entorno; en la foto de la izquierda se puede ver.

Agradecer a los promotores y ejecutores de estas obras y esperar a que el tejo recupere un poco copa.

 

Montovo, Sitio Histórico

Montovo (Montoubu) es una localidad del concejo de Belmonte de Miranda, que tenía un tejo precioso, al que le concedieron el nivel de protección de Sitio Histórico. Cada vez que lo visito está peor, hace unos años decidieron podarlo y le quitaron una rama de gran tamaño en dirección al tejado de la iglesia, y desde entonces no parece que las cosas vayan bien para el ejemplar.

No me gusta que poden los árboles si no es estrictamente necesario, hacer daño a un ser vivo de forma gratuita no me parece correcto.

El lugar es bonito, es una entidad sigular con la categoría de aldea al que se accede por una carretera estrecha (BE-2) -con bastantes curvas- que nos permite contemplar el paisaje del concejo de Belmonte y, si la niebla no lo impide, ver el valle creado por el río Montovo. Una vez que llegamos, nos encontramos con un cartel indicador del teixu; a unos 13 kilómetros de la capital del concejo y con 22 habitantes en 2017 como indica el nomenclátor de sadei.

Su copa, de forma singular, que impresiona vista desde la carretera, está bastante alterada por sucesivas podas que han alterado su perfil, aunque sigue siendo hermoso. No obstante, cuando nos acercamos comprobamos la fragilidad de este pie centenario, con muchos claros en la copa y hojas que indican sufrimiento; el número de arilas es escaso y su tamaño tampoco impresiona. En la foto de la derecha se puede ver lo que estoy intentando explicar; es cierto que las imágenes no recogen la tristeza del ejemplar.

El campo de la iglesia, no estaba muy cuidado, el cercado del tejo estaba roto por algunos lados, lo que acentuaba mas la idea de deterioro. Toda la información referente al conjunto se encuentra en el BOPA a partir de la página 27.

Este pie parece que fue plantado en 1721, (BOPA, pág. 30)

“yo, domingo de alba de la Vega, natural de Quintana, cura de leiguarda, he plantado un texo delante de la puerta de la iglesia y lo hize la noche de santa oblalia del año de mil y setecientos y diez, y conociendo el gran adorno que era, envié al lugar de Fresnedo otro a mi costa, el 23 de septiembre de mil y setecientos diez y nueve y también envié otro, a mi costa, al lugar de Montovo, concejo de Grado, el veinte de febrero de mil y setecientos y veinte y uno, que está junto a la posada de la losa”

pero nada sabemos los años que tenía cuando se hizo; con esta fecha nos salen unos 300 años.

Nos gustaría ver como este tejo hembra sigue mucho tiempo más ahí, siendo testigo mudo de lo que suceda y con una imagen que nos transporta a la reflexión tranquila.