PROYECTO LIFE BACCATA

El periódico digital desdesoria publicó el 4 de marzo una estupenda noticia que hace referencia al Proyecto Life Baccata y es que se han concluido las actuaciones para la conservación de las tejedas cantábricas en León. Felicitar a todos los que han promovido este proyecto y lo han llevado a buen término. Es una pena que la tejeda del Sueve no tenga un plan de conservación.

El objeto de las actuaciones ha sido garantizar la conservación de tres tejedas de las caracterizadas en la Zona Especial de Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000 “Sierra de los Ancares”, provincia de León en una superficie de 19,69 ha, mediante la adopción de una gestión selvícola adaptada que mantenga la estructura y composición de los pequeños rodales o bosquetes en los que el tejo es dominante o codominante, favorezca la conservación de la fauna dispersante de las semillas, y fomente la regeneración natural, especialmente en zonas situadas entre rodales aislados y cercanos para disminuir la fragmentación del hábitat.

dejo la noticia en formato PDF.

 

Tejo de Ardesaldo

Ardesaldo es una localidad del concejo de Salas; esta entidad singular de la parroquia del mismo nombre, tiene la categoría de lugar y está a una distancia de unos 12 kilómetros de la capital del concejo, la hermosa villa de Salas, a la que se llega por una carretera en bastante mal estado (SL-5) y con una pendiente considerable; sus habitantes en 2019 son 12 (nomenclátor sadei) y es un representante mas del abandono del mundo rural. Según dice Madoz:

le cruza el CAMINO llamado el Francés, que parte de Salas a Luarca y la Coruña, el cual, así como las veredas vecinales, está poco cuidado

Este tejo no tiene buen aspecto, la hoja poco tersa, escasa y de un color apagado no da buena sensación. La maleza cubre todo el espacio y el abandono es general. Espero que la próxima vez se vea mejor.

Podemos ver la copa en el año 2011 y ahora. La diferencia es considerable. Este pobre ejemplar no pasa por su mejor momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

tejo Ardesaldo, Salas

 

 

 

Dulce María Prida Vega

Hace mucho que no sabía de ella, echaba en falta sus correos semanales donde indicaba las actividades a realizar en el Parador de Cangas de Onís; pensé que este año tendrían un programa concentrado en la primavera y por eso no recibía ninguna convocatoria.

Su correo dice un poco de como era ella: atrapandocaminos@ … y hoy me entero que ha fallecido. Lamento profundamente que se haya ido tan pronto una persona tan generosa con su tiempo y su conocimiento. Siempre dispuesta a facilitar la vida cuando se pedía alguna información; a mí me ayudó a encontrar el tejo de Fios, que yo buscaba al lado de la iglesia y allí estaba, pero de la iglesia vieja, ubicada en un lugar escondido que sin su ayuda no habría podido localizar.

Le gustaba la naturaleza y organizó un encuentro en el Parador donde Ignacio Abella disertó sobre los tejos y Xuacu Amieva nos amenizó con el Canciu’l texu; el director del Parador -Ignacio Bosch- lo denominó El conceyín del Texu. Coincidí con ella alguna vez que visitamos al texu de Villanueva y siempre estaba ofreciendo su ayuda, sin invadir, haciendo saber que allí estaba por si necesitábamos algo. Es un hermoso detalle que se le ponga su nombre a la Biblioteca del Parador.

Para sus familiares y amigos vaya nuestro más sentido pésame.

 

Declaración de los Derechos del Árbol

Nuesto amigo Ángel Pascual Prieto nos envió un enlace hermoso, como casi todo lo que él comparte, que nos lleva a la página de Dokushô Villalba Rosh, donde se halla la declaración de los Derechos del Árbol que fué promulgada en la Asamblea Nacional Francesa el 5 de abril de 2019; en el proceso se contó con la participación de Georges Feterman, presidente de la asociación A.R.B.R.E.S., consagrada a la preservación de árboles patrimoniales.

Sería estupendo que algo similar se hiciese en Iberia, mientras tanto nos queda esperar y disfrutar de nuestros venerables.

Sigue leyendo “Declaración de los Derechos del Árbol”

Tejo de Montovo, Sitio Histórico

El tejo de Montovo es uno de los doce Sitios Históricos con tejo en Asturias. Esta localidad del concejo de Belmonte de Miranda tiene restos de una torre medieval, una iglesia centenaria y un texu -varias veces centenario- en un prado con un cercado de madera que está cayéndose por falta de mantenimiento. Siempre que acudo a visitarlo tengo dudas sobre quien es el organismo encargado de su conservación, los temas administrativos son bastante farragosos y en el caso de los campos de tejos pues algunas veces el tejo es propiedad de la iglesia, otras del pueblo … en fin: unos por otros, la casa por barrer.

Visitar todos los años los doce Sitios Históricos es uno de los objetivos que me he fijado para hacer un seguimiento de los mismos y, en el caso del de Montovo, pues el día que lo visité no estaba muy lucido, así que el pesimismo aparece de nuevo.

Desde la carretera se ve bien, la cosa cambia cuando llegamos al cercado y nos encontramos con pocas arilas, hojas y ramas secas, color apagado; todo ello da una sensación de agotamiento del ejemplar. Unos vecinos con los que hablamos nos comentaban que había crecido mucho y que las ramas que dan al camino próximo a la iglesia están para cortar. Hace unos años ya las cortaron, parece que la teja sigue a su aire reivindicando su espacio.

En la foto primera se puede ver un poco la zona que podaron hace unos años para que las ramas no afectasen al tejado de la iglesia; es una pena que no se puede apreciar bien la cantidad y el tamaño de las mismas.  En  la  segunda  vemos  la  teja  con un perfil hermoso, esperando que recupere lozanía y en la próxima visita tenga una copa frondosa.

No estaría mal que se arreglase el cercado y se limpiase un poco el lugar de tanta ortiga, y -puestos a pedir- pues también podían elaborar una ordenanza municipal de protección de arbolado para este hermoso concejo.

Texu del Museo de Grandas de Salime

El sábado 20 de abril se celebraron en el Museo Etnográfico de Grandas de Salime las II Jornadas de Recreación de Oficios y Vida Cotidiana. Este museo se encuentra en el suroccidente astur, alejado de casi todo menos del caciquismo imperante por la zona; ha sido creado por Don José Naveiras Escanlar, Pepe el ferreiro, allá por los años 80 del siglo pasado. Gracias  al esfuerzo y cabezonería de Pepe,  hoy tenemos una joya de los museos etnográficos en Grandas de Salime; las vicisitudes por las que ha pasado solo las sabe él y desde que fué cesado de manera vergonzante el museo solo hace que languidecer. Supongo que en algún momento alguien responsable de la cultura en esta comunidad autónoma tomará cartas en el asunto y empezará a poner medios para sacarlo de la agonía y espero y deseo que no llegue tarde. Este museo tiene una asociación de Amigos del Museo de Grandas de Salime que organiza actividades en él y, entre ellas, la de Recreación de Oficios y Vida Cotidiana que contó con un grupo nutrido de participantes y muchos visitantes que se emocionaban al ver algunos objetos que había en casa de los abuelos o cosas que usaban sus padres … se hizo de casi todo: filloas, embutido, pote de berzas, manteca, mantecadas, se jugó al aro … ha sido un día redondo en todos los sentidos; Pepe anduvo dando un paseo por allí y haciendo sugerencias sobre la finura de la manteca, lo ricos que estaban los mantecados; el tiempo colaboró con un día soleado y caluroso. No se puede pedir más así que esperemos que la tercera recreación sea tan agradable como esta, lo que no es difícil porque la colaboración de la dirección y el personal del Museo ha sido magnífica y el entusiasmo de la Asociación de Amigos del Museo inigualable.

Este museo, que pretende recoger lo que era la vida cotidiana en los primeros años del siglo XX, tiene una capilla y al lado un texu que Pepe mandó plantar para recoger lo que era la tradición de texu y capilla; hace unos años le podaron de manera agresiva y lo pasó mal, ahora parece que está recuperando algo de prestancia, aunque para lo joven que es la copa tiene muy poca hoja.

Si comparamos las fotos de 2010 con la de 2019 no necesitamos decir mucho, una mirada atenta nos da idea de como ha evolucionado.