Tejo de Villandás

Algunas veces el nombre del lugar en el que se encuentra el tejo es el que le da el nombre y nos tropezamos con errores que hay que subsanar mientras se pueda. Este es el caso del tejo de Villandás que se encuentra en la localidad de Santa María de Villandás (4 habitantes en 2018 según el nomenclátor de sadei) y no en la de Villandás, por lo que al ir a visitarlo, después de tantos años de no hacerlo no recordábamos este aspecto y acabamos en Villandás, donde unos vecinos amablemente nos sacaron del error. El tejo lo seguiremos denominando de Villandás que es como nos lo dijo César Pañeda (gracias César por tu aportación) y esperamos que no se nos olvide este aspecto la próxima vez que lo visitemos, aunque el lugar de Villandás siempre merece una parada.

Hacía mucho tiempo que no lo visitábamos y el otro día volviendo de Montoubo hicimos una parada. La carretera muy estrecha y sinuosa nos llevó a la iglesia de Santa María. Este ejemplar macho, de 190 cm de cuerda, tiene muchas agallas, cantidad de hoja seca en el suelo y la mayoría de las ramas con hojas de color parduzco que no hacen presagiar nada bueno. Aunque le asfaltaron hasta el cuello parte del sistema radicular está sin él pero eso no parece ser suficiente. Tanto el tejo como el pino que tiene al lado están bastante deteriorados. Esperemos que recuperen algo de vitalidad, aunque lo vemos complicado.

 

Anuncios

Tejo de Bueres

Bueres es una parroquia del concejo de Caso (Parque de Redes), con tres entidades singulares, una de ellas la de Bueres -con la categoría de aldea- a una distancia de unos 8 kilómetros de la capital del concejo: El Campu.

Bueres tiene una orientación estupenda, está en la ladera soleada y posee 45 viviendas la mayoría de las cuales está en buen estado de conservación y resulta muy agradable dar un paseo por esta aldea donde apenas queda tierra que pisar porque han asfaltado todo. Al lado del río Orlé, Bueres fué un punto destacado dentro del comercio porque por allí pasaba el camín real. La iglesia (siglo XVII-XVIII), bajo la advocación de Santiago, tiene dos ejemplares de tejo y un par de tilares; está en la parte alta del pueblo y se halla en el centro de una finca a la que se accede al cruzar una portilla de madera. Las tejas, una de ellas joven, no parece que están bien pues su copa es algo rala y había mucha hoja amarillenta en el suelo. El entorno está descuidado, con bastante maquinaria por allí, la caseta que parecía para la celebración de las fiestas está muy deteriorada y hace que el recuerdo de la visita no sea grato; da pena ver a estos vetustos ejemplares rodeados de esos materiales que tan difícilmente encajan en un entorno natural.

La teja mayor tiene bastantes ramas cortadas, en la zona que limita con la iglesia y presenta algunas calvas en la copa; por la ubicación no hay forma de hacer una foto al tejo solo, así que nos tendremos que conformar con estas. Espero que alguien se ocupe de recuperar un poco el entorno y elimine con cuidado todo lo superfluo, esos centenarios se lo merecen. El tronco de la teja mayor es hermoso.

Tejo de San Martín de Ondes

arila de Samartín d'Ondes acuarelada con Waterlogue

Samartín d’Ondes (San Martín de Ondes) es una parroquia del concejo de Belmonte de Miranda que cuenta con tres entidades sigulares, la de Samartín, con la categoría de aldea, está a unos 10 kilómetros de la capital del concejo y a unos 700 metros de altura; su población según el nomenclátor de sadei para 2017 es de 35 habitantes. Esta población se encuentra en la comarca del Camín Real de la Mesa, integrada por once concejos cuyo eje vertebrador es el camino real que conectaba Asturias con la Meseta; prueba de ello son la ventas de Porcabezas y La Corredoria donde se celebraba una importante feria de ganado hasta hace no tantos años.

Samartín es un lugar acogedor, algo ventoso, pero con unas vistas magníficas. Tiene dos zonas bien diferenciadas, la Quintanona y el Sillón. La iglesia, cuya fábrica es de 1792, tiene un tejo hembra ubicado al lado y en un terreno con algo de pendiente; hasta hace unos años, sobre 1960, la plaza era un cementerio; con el traslado del mismo se echa una capa de zahorra y se construye una corra alrededor del texu. Con posterioridad (¿año 2006?) se pavimentó toda la plaza con una capa de hormigón y a partir de ese momento este pié comenzó a sufrir y los vecinos intentaron recabar ayuda para que el tejo presentase mejor aspecto; hubo alguna que otra noticia en la prensa regional y hacia 2011 se pidió informe al Servicio de Especies Protegidas del Principado de Asturias en relación al aspecto que presentaba el teixu y se eliminó el hormigón dejando la corra y un anillo de un metro a su alrededor. El tejo seguía presentando mal aspecto y los vecinos, de nuevo, volvieron a insistir ante las instituciones para que se buscase una solución y en el año 2017 Agustín Domínguez fué el encargado de llevar a cabo las acciones necesarias para su recuperación.

Después de todo esto la teja comenzó a agradecer que le eliminasen parte del hormigón y la corra y todos esos cuidados se traducen en un aspecto lozano, con unas arilas enormes y de color hermoso con el que obsequió a todo aquél que por allí pasase. La copa está cogiendo densidad y, aunque no presenta mucha hoja, la que tiene está bien y es de esperar que con el transcurso del tiempo mejore.

Estuve el otro día de visita acompañada por Pepe Cuendias, un vecino, que tuvo la amabilidad de explicarme un poco todo el proceso y al que agradezco desde aquí lo que han trabajado para lograr que el Ayuntamiento -que ha mostrado una gran sensibilidad ante este tema- destinase recursos para la recuperación de este precioso ejemplar, que con sus 340 centímetros de perímetro preside el lugar.

Tejo de Salas, Sitio Histórico

 

El año pasado me propuse visitar, al menos, los Sitios Históricos con tejo, y este año intentaré hacer lo mismo. Empiezo por Salas y la visita ha resultado como esperaba, el tejo sigue mal, con una copa aligerada de hojas y ramas y mucho musgo en alguna de ellas; es impactante comprobar el número de agallas que tiene este centenario.

Este ejemplar está siendo cuidado y esperemos que pronto se vea la mejoría. El campo de la iglesia tiene otro pie nada mas cruzar la puerta que da acceso al conjunto y que tiene una raíz enorme como intentando proteger al ejemplar con una gran cantidad del sistema radicular al aire, como se puede ver en la foto de la izquierda.

Este lugar es singular por su ubicación y por alguna de las tumbas que allí hay; en el recorrido por el cementerio me fijé en una pequeña, sin lápida ni nada que nos pueda indicar la persona que allí estaba enterrada pero sí había una vela, alguien lo tiene en la memoria y eso me ha conmovido.

Dejo un resumen de la visita en estas fotos del tronco del pie mas longevo, deseando que vaya mejorando la salud de estos dos ejemplares, aunque ya son muchos años y no parece que mi deseo se vaya a realizar; el otro elemento del conjunto, la iglesia, parece estar bien.

Tejo de Salas, Sitio Histórico

teja Salas acuarela'18
El tejo de Salas, en realidad es una teja, está ubicado desde hace unos cientos de años en el Cementerio de Salas, capital del concejo del mismo nombre y que tiene una figura de protección, la de Monumento Natural, desde 1995. A la llegada a Salas hay una indicación para verlo y eso da idea de que este ejemplar es valorado. En el mismo cementerio hay otro pie, bastante mas joven, que tampoco pasa por su mejor momento. La colmatación del cementerio es evidente y lo termina pagando la parte viva del mismo, que en este caso son ese par de centenarios.

Su estado de conservación es malo, pero poco se puede hacer con la cantidad de intervenciones que ha tenido en su entorno, rodeado de cemento y mármol hasta niveles inaceptables para la vida de cualquier ejemplar. Este pie sigue dando frutos rojos, todos los años, aunque cada vez son mas escasos. Está siendo sometido a un tratamiento de recuperación y esperemos que de resultado.

agallastejasalas18.jpgEl color de la hoja no es bueno, y no sé como habrá soportado este invierno ventoso y frío, pero cuando estuvimos de visita a principios de año solo tenían buen aspecto los rebrotes que salen del tronco, porque las hojas de la copa estaban llenas de agallas como podemos ver en la foto.

Toda la información para sustentar la declaración de este pie como Monumento Natural, se encuentra publicada en el BOPA, en las páginas 44 y siguientes donde encontramos una análisis detallado de la iglesia con algunos apuntes sobre el tejo.

Los vecinos, son conscientes de su importancia y por ello se han puesto en marcha distintos proyectos. Es de agradecer la labor de Amigos del Paisaje de Salas.

 Salascollage'18.jpg

 

Tejos de Salas 2016

El concejo de Salas cuenta con un par de tejos multicentenarios en el grupo de los 20, uno en el cementerio de Salas y otro a unos 7 kilómetros en Ardesaldo.

agallayarilasalasEl del cementerio de Salas es Monumento Natural y está propuesto para Sitio Histórico, y su estado es mas que lamentable. Sabemos que se está intentando paliar un poco la situación pero cada vez que lo visitamos tenemos la impresión de que su futuro es tenebroso; muchas agallas, unas verdes otras marrones, abundante hoja seca sobre las lápidas de las tumbas que lo rodean o sobre el asfalto que une las sepulturas, podas viejas con mal aspecto, oquedades en el tronco, contadas arilas y rebrotes. Cuando se ven sus ramas secas, y con las hojas en la parte inferior de la copa da bastante pena. A la entrada del cementerio hay otro ejemplar de teja, con un futuro similar, el hormigonado no le favorece y, aunque es mas joven que la otra, su aspecto tampoco es bueno. Desconocemos a quien corresponde la responsabilidad de su cuidado, aunque igual es muy tarde para poner remedio.

salas16

ardesaldo16La teja de Ardesaldo, sigue igual, con un entorno descuidado, abundante maleza y restos de obras y macetas bajo su copa. Está mejor que la de Salas porque tiene un entorno mas favorable, la escasa población y ausencia de cemento (aunque le pasa la carretera relativamente cerca) puede ayudar. Ha perdido bastante hoja si lo comparamos con el año 2011 pero quizás se deba a la escasez de lluvia que hemos tenido este verano en Asturias.

Estos dos pies siguen cumpliendo años, aunque el de Salas no tenemos claro que vayan a ser muchos mas. Confiemos en la fuerza del tejo y su habilidad para la supervivencia.