Documentos RNE: Árboles de Junta

Voy lenta, con ritmo pausado para disfrutar de los buenos momentos que nos tiene reservada la vida, uno de los cuales fué la charla mantenida con Álvaro Soto.

Tejo El PedruecuTengo pendiente comentar el programa que se emitió en este mes de diciembre en RNE dirigido por Álvaro Soto que llevaba el nombre de Árboles de Junta y en el que tuve el honor de participar; no tengo palabras para agradecer a Álvaro el tiempo dedicado a conversar conmigo y la sensibilidad mostrada ante un tema como el de los árboles tan alejado de lo que hoy se puede considerar tendencia pero que tiene una importancia enorme en lo que hemos sido y seremos; Esta radio pública -donde tienen cabida los árboles- es donde él trabaja; En una entrevista realizada por Gorka Zumeta , define un poco lo que para él es la radio pública, la de todos, y que yo comparto:

La radio pública no puede estar obsesionada con la audiencia, tiene que buscarla por honestidad y rentabilidad, pero no a cualquier precio.

El audio del programa se encuentra en la página de RNE y lo recomiendo vivamente; las aportaciones de los que participaron son muy interesantes: Ignacio Abella, Bernabé Moya, Joseba Iribar, Mar Verdejo, Carlos González-Antón, María José Parejo, Manolo Corces y Ana María Moradiellos (preciosa historia de Paula y Juan con un juramento bajo un texu).

Los árboles de junta y concejo que antaño constituían el centro de la vida de los pueblos, como ocurría con el arce de Rozadas (talado hace tres años) y tantos otros que se han ido perdiendo con el paso del tiempo, están siendo olvidados. En la entrada de la página del programa se dice:

En un tiempo anterior al de nuestras sociedades hiperactivas y en un lugar alejado de la urbe, donde el bosque aún era el estado natural de los paisajes, el árbol constituía el centro de la vida de las comunidades. Ubicados en lugares estratégicos, a veces plantados por remotos ancestros, otras elegidos y adoptados como seres totémicos, los venerables árboles de junta ejercieron de primitivos parlamentos, ayuntamientos e incluso juzgados.

Muy interesante la propuesta de Bernabé Moya hablando de la protección de estos elementos singulares. Es una pena que los gestores administrativos no sean sensibles a estos planteamientos.

Sería estupendo que la compañía eléctrica devolviese el lugar al tejo que bien reclaman los vecinos de San Esteban de Cuñaba, en la voz de Manolo Corces; ya está bien de esperar. En 2014 se hizo un conceyu para que EDP moviese la torre de suministro eléctrico, pero hasta el momento nada se ha logrado. Ellos se toman su tiempo.

Dejo un texto de Eduardo Galeano, correspondiente al 5 de diciembre de su libro “los hijos de los días”

“Como nosotros, los árboles recuerdan.
Pero ellos no olvidan: van formando anillos en el tronco, y de anillo en anillo van guardando su memoria.
Los anillos cuentan la historia de cada árbol y delatan su edad, que en algunos casos llega a los dos mil años; cuentan qué climas conoció, qué inundaciones y sequías sufrió, y conservan las cicatrices de los incendios, las plagas y los temblores de tierra que lo han atacado.
Un día como hoy, un estudioso del tema, José Armando Boninsegna, recibió de los niños de una escuela argentina la mejor explicación posible:

“—Los arbolitos van a la escuela y aprenden a escribir. ¿Dónde escriben? En su panza. ¿Y cómo escriben? Con anillos. Y eso se puede leer.”

 

No nos olvidemos de nuestros árboles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s