Carreras de montaña, un deporte a examen

Así se titula la carta firmada por Ignacio Abella y publicada en el diario La Nueva España el día de ayer.

Habla de la carrera de montaña que por tercer año consecutivo va a pasar por la tejeda del Sueve y que fué protagonista de la última entrada de esta bitácora. Deja bien claro que nuestros políticos no son sensibles y cierra la carta diciendo que “nuestros políticos siguen en Babia”

Un párrafo significativo es el siguiente:

Por tercera vez, el trazado de la prueba trascurre fuera de los senderos, en el área de potencial regeneración de la tejeda, desde el Picu Pienzu hacia abajo por una pendiente muy pronunciada, y recorre la Biescona y atraviesa las tejedas en plena época de cría de un gran número de especies. Con buen criterio, el Centro de Interpretación del Sueve autorregula el número de participantes para las visitas guiadas a las tejedas que recorren este espacio caminando por los senderos. El máximo es de 10-15 personas y se limita el número de excursiones a cinco veces al año.

Mas de 200 corredores estarán pisando la tejeda en 30 de abril. Toda la razón, Ignacio, nuestros políticos siguen en Babia.

Anuncios

2 thoughts on “Carreras de montaña, un deporte a examen

  1. Hola! Comparto vuestro interés por los tejos, pero estoy muy en desacuerdo con algunas de vuestras opiniones. En este caso, con vuestra crítica al deporte.

    Es normal tener miedo o sospechar de lo que desconocemos y puede ser que vuestras críticas a las carreras de montaña se deban al desconocimiento. Puede que tengáis la imagen de un maratón multitudinario o de una vuelta ciclista: ¡madre mía, estos arrasan con todo! La realidad es bien distinta: son 239 corredores con una diferencia del primero al último de 3 horas. Esto quiere decir una media de 1,3 corredores por minuto. Estos van en zapatillas y con una mochila muy ligera. Un día al año. Su impacto es próximo a cero.

    Por otro lado, tenemos a miles de vacas metiendose en todos los rincones del Sueve y destrozandolo todo con sus pequeñas pezuñas y sus 500-700 kg de peso. Todos los días del año. No hay un camino que no esté totalmente devastado por su paso.

    Por esta razón, no entiendo cómo podáis escandalizaros con los deportistas cuando el único enemigo es la excesiva presión ganadera (en el Sueve y en muchos otros lugares). Lo mejor que podamos hacer es empezar a comer menos chuletones…

    De todas formas, el principal problema del tejo es que se trata de un dinosaurio. En tiempos remotos, con distintas condiciones climáticas, no tenía mucha competencia. Pero ahora otras especies tienen condiciones más favorables y crecen más rapido, ocupando su espacio. ¿Talamos todos los fresnos y transformamos el Sueve en un jardín botánico?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s