El Bosque Habitado

¡qué estupenda noticia! llevamos un tiempo en el que parece que las buenas nuevas se resisten y los que amamos la naturaleza estamos viendo como se deteriora un poco más cada día. Le han dado un premio Ones Mediterrània al Bosque Habitado.

“por divulgar la importancia de proteger y cuidar nuestros bosques, plantas y árboles durante más de 300 programas, por demostrar que todavía se puede hacer un periodismo comprometido con el medio ambiente, y por ayudar a construir conciencia socioecológica a través de la palabra”.

Desde hace unos años el bosque tiene presencia en las ondas los domingos a las 11 en radio 3, le pone voz melodiosa María José Parejo y ella con su equipo están haciendo una gran labor de visibilización del bosque que nunca podremos agradecer bastante los que lo amamos.

Nos alegramos tanto que queremos desde este pequeño lugar darle la mas sincera felicitación a esta gran profesional y también a los que mantienen el programa en las ondas, por ver un poco más allá y dejar que el bosque se vaya colando en nuestros oídos para luego verlo con otra mirada cuando lo visitemos.

Dejamos este tejín que lucha por vivir en el Bosque La Boya, como símbolo de esperanza para el programa, donde los tejos tienen un lugar especial.

Texu. La Boya. Aller. 11 de mayo de 2008
Texu. La Boya. Aller. 11 de mayo de 2008
Anuncios

One response to “El Bosque Habitado

  1. PODAS O AMPUTACIONES ?

    Gorka Lopategi
    de ARTEA Huertos escolares, urbanos,Jardinería ecológica

    Casi todos los inviernos y hasta bien entrada la primavera, los ayuntamientos provocan la indignación de muchos de sus vecinos, sensibles con las podas brutales de los árboles urbanos. En muchos casos, mas que podas podrían llamarse talas, ya que los árboles son cortados lisa y llanamente por la mitad de su tronco.

    La tala de toda la copa de cualquier árbol no solo es discutible técnicamente, sino que además es insultante. Mientras no se demuestre otra cosa, podar indiscriminadamente y sin criterios árboles ornamentales es ilógico, antinatural, anti-fisiológico, anti-estético, irracional, anti-ecológico y además económicamente caro.

    Al margen del debate teórico sobre si es bueno o no para los árboles ( que está muy bien platicar y discutir sobre estos asuntos), esta el hecho de que los árboles se plantan para disfrutar de su visión todo el año, en verano con sus hojas y en invierno sin ellas. Y en este sentido no estaría de mas reclamar a nuestr@s administradores el derecho a disfrutar de la visión de los árboles sin hojas y no de troncos mutilados. El árbol es el ser más generoso que jamás ha existido; un ser, que por definición, lo da todo sin esperar nada a cambio.

    Se ha dicho que para que las plantas crezcan mejor y más sanas, hay que hablarles y ponerles música, sin embargo se comenta muy poco el proceso opuesto, es decir, de como pueden las plantas influir en los seres humanos y sus benefícios; provocar procesos curativos, favorecer el equilibrio físico y psíquico, etc.

    Se hace muy difícil resumir la gran cantidad de información técnica, científica, académica y practica de que hoy en día se dispone para argumentar contra las “podas salvajes” de los árboles urbanos, pero al menos lo intentaremos.

    Los árboles son seres organizados y vivos; pero clavados al terreno, “condenados” a inmovilidad permanente y perpetua, de lo contrario, ¡¡ cuántos se escaparían del terrible y despiadado trato de ingenieros, jardineros y dueños !!

    En principio habría que distinguir entre podas de árboles frutales y podas de árboles ornamentales. La poda de árboles frutales tiene un sentido específico y no es otro que la producción intensiva de fruta. Es decir que se poda con determinadas técnicas para favorecer las yemas o ramas que nos interesan, de forma que se canaliza la savia del árbol para que produzca mas fruta y menos madera. Este tipo de poda intensiva tiene varias consecuencias, una de las cuales es que acorta la vida de las plantas.

    De los árboles ornamentales, casi siempre nos interesa que vivan el mayor tiempo posible; además no nos interesa su producción sino la planta en si.

    Hay que darse cuenta que cuando un árbol va adquiriendo una forma, estilo o porte, alguna razón biológica o evolutiva tendrá para ello, pues lleva mas de 370 millones de años haciendo lo mismo.

    No se ha demostrado que podar sea una necesidad biológica, ni que tenga efectos terapeuticos; muchos árboles pueden admitir o soportar una poda pero no es necesaria, ¡ PODAR ES AMPUTAR ! por tanto eliminamos una rama verde, perdemos una parte viva de la planta y provocamos la disminución de sus funciones vitales, perdiendo con ello reservas en hidratos de carbono que están almacenadas en los tejidos.

    Existe la falsa creencia de que las plantas crecen más, cuando más se podan, y efectivamente a veces lo parece. Cuando se realiza una poda muy severa, la planta
    reacciona emitiendo numerosos brotes largos e inútiles (los chupones ) que hace necesario que se vuelva a podar nuevamente el próximo año, y así continuará hasta que finalmente muere; como está sucediendo a muchos árboles de Bilbao y en otros lugares también; curiosamente, desde que se puso de ”moda” la poda de árboles en las ciudades con un único criterio “es la época” comentan técnicos municipales, aunque no hayan plantado una sola lechuga en su vida.

    El terciado o desmoche de un árbol, destruye la dignidad del mismo. La ironía del desmoche es que la mayoría de las veces, los nuevos brotes crecen más altos que los viejos y más débiles.

    Cuando un árbol reacciona de la forma anteriormente comentada, obedece a un comportamiento de emergencia por sobrevivir: todas las plantas buscan la armonía y el equilibrio.

    Veamos el siguiente ejemplo:

    Cuando un árbol tiene 100 de copa, tiene también otros 100 de raíces, (se encuentra en equilibrio) pero si eliminamos el 50% de la copa, inmediatamente las raíces comenzarán a autoeliminarse en un 50%, para buscar ese equilibrio, pudriéndose las mismas. A la vez, también el árbol emite una brotación de emergencia buscando el equilibrio con sus raíces, mediante el desarrollo de los chupones. De esta forma, parece que cuando se poda un árbol, éste crece “mas y mejor”.

    En todo caso y cuando de verdad sea justificable realizar una poda, esta debería hacerse con criterios profesionales; no dejando muñones de madera muerta, realizando cortes limpios y lisos, protegiendo las heridas grandes con tratamientos específicos, pastas adhoc,? etc.,. Pero teniendo siempre en cuenta que la forma natural de crecimiento de un árbol no es accidental sino consecuencia de millones de años de evolución, anterior a la aparición de los humanos. (Incluso Adán y Eva debieron comer alguna fruta de un árbol jamás podado )

    Por ello lo mejor que los humanos podemos hacer con los árboles es, en primer lugar plantar el árbol adecuado en el sitio correcto, para que pueda estar 500 años en el mismo sitio, esto es, con perspectiva de futuro; luego hablarles con cariño, abrazarlos ……y DEJARLOS EN PAZ.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s