Tejos de cementerio

El otro día estuvimos visitando la zona de Salas y como estaba cerca fuimos a enseñar a nuestro acompañante la preciosa teja de Salas (casi 16 metros de altura y 6 de cuerda). Lo primero que observamos, antes de llegar al aparcamiento, fue una gran rama seca; a medida que nos aproximábamos el número de ramas secas iba aumentando y cuando estábamos en el cementerio la imagen era desoladora: poca hoja, mucha rama seca y un deterioro evidente en este ejemplar declarado Monumento Natural (Decreto 77/95 de 27 de abril) que daba pena.
Nuestro acompañante sacó algunas fotos para tener recuerdo de la visita que -amablemente- compartió con nosotros.
Viendo el lugar con calma y recordando la sensación de agobio que se siente allí pensé en la diferencia de trato que tienen los tejos según el país. Pongo como ejemplo uno de los cementerios de Canterbury con un montón de tumbas y bastantes tejos en perfecta armonía con el lugar, con espacio suficiente para que se perciba una paz especial.

La comparación con el de Salas no necesita ningún comentario:

 

¿a qué estamos esperando? no estaría nada mal que nuestras instituciones responsables de la conservación de estos elementos patrimoniales tomasen nota.