Hormigona que algo queda …

tejo de Pigueces. Somiedo. 2009
tejo de Pigueces. Somiedo. 2009

Cansados estamos de ver un continuo deterioro de los tejos de iglesia asturianos debidos a las “obras de mejora” realizadas en las iglesias con las que comparten espacio. Este blog surgió para recoger las cosas relacionadas con los tejos, sobre todo, en el territorio astur. Existía un censo de tejos y a partir de ahí se comenzó a realizar fotos, medidas y recoger la mayor información posible sobre los mismos y dejarla en un espacio al alcance de mucha gente como es este blog.Vis. Amieva

Después de casi tres años el sentimiento de impotencia no nos abandonó, sino que va creciendo a medida que comprobamos como se ignora a estos árboles centenarios por parte de las administraciones regionales y locales. La aprobación del Plan de Manejo del Tejo supuso un avance en el camino de protección y conservación de estos ejemplares, que solo los optimistas (entre los que nos encontrábamos) pensaron que iba a suponer una mejora en la consideración y custodia de los mismos.

SardinLa realidad, como siempre, tozuda y contundente, nos pone a cada uno en su sitio. Las administraciones están dando un pésimo ejemplo en lo que se refiere a las actuaciones reales de protección de estos ejemplares. En el plano teórico todo estupendo, se crean comisiones, se convoca a los expertos, se elaboran documentos, se encargan estudios y todo lo que haga falta para que -de cara a la opinión pública- todo parezca correcto. Cuando vamos a visitar los tejos nos encontramos que el hormigón es el elemento principal de su entorno; hablas con algún vecino del lugar y comenta, que la iglesia está al final del pueblo y la están arreglando …. de pronto, te entra un sudor frío al pensar que hay una nueva obra y que el plan de manejo del tejo habrá sido olvidado; cuando llegamos al campo de la iglesia y vemos hormigón hasta el tronco mismo de un tejo de mas de 200 años dan ganas de llorar. Las autoridades locales también desconocen el Plan de Manejo del Tejo, porque no podemos pensar que las obras se realizan teniendo en cuenta esta norma. El resultado es que casi todos los tejos están rodeados de hormigón y eso significa corta vida al tejo, como le está pasando al ejemplar de Vidiago, le pasará al de Veyo, al de San Martín de Ondes, al de Cuevas, el de Santullano en Somiedo, el de Pigüeces … la lista es enorme. Este censo de tejos de iglesia va a pasar a denominarse censo de tejos centenarios hormigonados.

Veyoobra

Anuncios