Cuerpomente

 

Estamos de suerte, el tejo, con su poder, está siendo objeto de atención por parte de los medios; en este caso se trata de una revista a la que estoy suscrita desde hace años que se llama cuerpomente. En su último número ha publicado una carta de Enrique García Gomáriz titulada “En defensa de los tejos de Rozadas” .

Para mí ha sido una grata sorpresa encontrarme en la revista del mes de mayo (nº 193), en la sección los lectores escriben, una foto que me resulta familiar y que acompaña la carta.El pie de la foto dice: TRASPLANTE DESPIADADO. Los tejos de Benito, en Rozadas, se trasplantaron a raíz desnuda en marzo. La carta no tiene desperdicio.

Antonio

EN DEFENSA DE LOS TEJOS DE ROZADAS

En Asturias, la carretera entre Boal y Vegadeo fractura de forma irreversible el paisaje tradicional de la localidad de Rozadas. Esta pérdida se nos antoja absurda, triste y dolorosa y solo podemos entenderla como una muestra mas del talante insensible, obtuso y caciquil de las administraciones implicadas que han impuesto su criterio por encima de los vecinos y del sentido común.

“La cultura de los pueblos se mide por el amor a sus árboles”, dice el proverbio. De acuerdo con esto, el pueblo de Rozadas esta dando estos días una lección de educación y cordura, ofreciendo alternativas y defendiendo sus tejos familiares.

Parece necesario explicarlo de nuevo. El paisaje de pueblos como el de Rozadas y muchos otros de Asturias y otras regiones de Europa, tuvo como signo de identidad y distinción, la presencia de estos tejos que durante todo el año, pero especialmente cuando los demás árboles se desnudan, protegían las casas y los prados del frío y del calor, del viento y de la lluvia y resaltaban majestuosamente en el paisaje invernal como verdaderos guardianes de los edificios y cultivos. La cultura del tejo fue tan honda que se plantaron estos árboles al nacimiento de los niños, o en el momento de la construcción de los edificios, convirtiéndose así en almas gemelas de los paisanos y sus caserías y transmitiéndose como un legado de valor inestimable y siempre creciente a las generaciones sucesivas. Cada uno de estos árboles guarda la memoria del abuelo, bisabuelo o tatarabuelo que lo plantó y por ello se respetaban y contemplaban con orgullo, afecto y familiaridad. La antigua costumbre de enterrar a los vecinos de toda la parroquia en las inmediaciones del tejo, explica también la veneración que inspiraron estos árboles de cementerio o iglesia a cuyo alrededor se reunía la asamblea o “conceyu” de vecinos.

Hoy son los propios tejos los que se entierran, de forma apresurada y furtiva,  en el vertedero de Rozadas y asistimos al trasplante brutal de otros ejemplares que han secado de manera inmediata. Mientras el enorme socavón de la carretera divide y devasta un paisaje único e irrepetible. Queda de nuevo en evidencia la política de protección de la consejería de Medio Ambiente que ha permitido que se llegara a esta situación y es culpable de colaboración necesaria cuando apoya y permite el trazado actual condenando al pueblo de Rozadas y a sus tejos.

Hace tan solo unos meses, días antes de las elecciones autonómicas, la actual consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, declaraba dirigiéndose a los “Amigos del Tejo” que la protección de estos árboles estaba garantizada. Quizá para justificar que en toda la legislatura no habían hecho nada al respecto. Pero desde entonces, la dejadez, el abandono y la destrucción de este patrimonio de tejos “cultos” y tejedas silvestres ha sido la política habitual del Gobierno del Principado. Hemos sido testigos impotentes de las agresiones al tejo de Abamia, la decadencia acelerada de las inigualables tejedas del Sueve, el apisonado de las raíces del tejo de Pruneda…

Aprobamos ahora que aunque tarde, el director General de Biodiversidad, José Félix García Gaona, anuncie la apertura de un expediente y se comience a investigar la autoría de los hechos. Pero ¿qué credibilidad tiene el señor Gaona en materia de tejos después de la manipulación, la ocultación, las mentiras y justificaciones que han practicado en Abamia?

Como prueba de que sus últimas manifestaciones en la prensa son solo un intento de lavar su imagen, nos comunican que en estos momentos, en la mañana del viernes 14 de marzo, se están arrancando los tres tejos del último vecino que se había resistido a desprenderse de unos árboles, de alrededor de 300 años, que había heredado de sus ancestros.

La lástima es que se ha esquilmado el legado natural y cultural de un hermoso pueblo del castigado occidente asturiano por nada, por un empecinamiento de despacho. Y es que el acondicionamiento de esta pequeña carretera que atravesaba el pueblo no se ha hecho por el bien común. Con una pequeña circunvalación en un territoirio que la facilitaba, pues el valle es muy abierto, se habría salvado este atropello absurdo. Tristemente otra vez los poderes públicos restan en vez de sumar a este nuestro tan agredido Paraíso Natural.

 

 

Anuncios

One thought on “Cuerpomente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s