Canal RSS

ABAMIA. LO QUE MEDIO AMBIENTE OCULTA.

Publicado en
Este es el título de una carta que la Asociación de Amigos del Tejo envió a la prensa para su publicación y que reproduzco debido a que no salió en el formato digital de los periódicos. Ha sido publicada por lne en su edición de Oriente el 16 de enero de 2008.
tejos
Un santuario cuyo origen se remonta al menos al neolítico, la primera iglesia asturiana según Madoz y otras fuentes, mausoleo de Don Pelayo según relatos histórico – legendarios, solar de algunos de los más viejos y emblemáticos tejos de la Península… y actualmente paradigma del despotismo “ilustrado” y vergonzoso ejemplo de insensibilidad e incapacidad de una administración regional que no ha sabido comprender el significado de este lugar y ha acometido la reforma como elefante que entra en cacharrería.
Las obras de la iglesia románica de Abamia, declarada por el Estado Bien de Interés Cultural, constituyen una de las más polémicas y penosas restauraciones de los últimos tiempos. Desde el punto de vista arquitectónico, tenemos ya un precedente equiparable tras la decisión del Tribunal Supremo sobre la restauración del teatro romano de Sagunto que insta a recuperar el aspecto “original” de la construcción. Del mismo modo esperamos la restauración de la restauración de la iglesia de Abamia con la retirada del estuco amarillo y los anacrónicos elementos (bolardos y cubos de piedra artificial) que se han sembrado por el entorno. Estas situaciones suelen ser reversibles con mayor o menor coste para nuestros bolsillos y con mayor o menor coste para la integridad de los edificios. Sin embargo hay otras intervenciones irreparables como la excavación de zanjas de la magnitud de las que se han abierto a los mismos pies de los tejos de Abamia y que han seccionado una parte esencial de su sistema radicular (¡para pasar los cables de los focos que habrían de iluminar el renovado edificio!). Por no hablar de otras agresiones que deberían haberse evitado tal como contempla la propia normativa del Principado (Decreto 145/2001 – Plan de Manejo del Tejo), específicamente diseñada para prevenir estas calamidades.De acuerdo con las declaraciones de Don José Adolfo Rodríguez Asensio, Director General de Patrimonio del Principado de Asturias que entiende este bien cultural como un conjunto en el que las distintas partes se integran; estamos convencidos de que el dolmen aledaño (ausente), la iglesia y el cementerio, los tejos centenarios y hasta la historia o leyenda que sitúan en este lugar la tumba de Pelayo, son partes inseparables del todo y constituyen un patrimonio de incalculable valor. Todo estaba relacionado efectivamente en Abamia y las raíces de estos árboles seculares formaban un continuo, una tupida red que amalgamaba otorgando un profundo significado al que fuera uno de los más bellos rincones de la geografía asturiana. Estos árboles monumentales de imponente presencia y tamaño, tienen además un simbolismo y unos valores históricos y culturales como árboles que fueron de concejo, ligados a toda una tradición de enorme raigambre en el mundo rural asturiano y europeo. De ahí la preocupación y la reacción que este caso está generando en ámbitos tan diversos como los mundos de la naturaleza y la ecología, el arte y la arqueología, la arquitectura, la historia, etc. Desde muy diversos puntos de vista nos identificamos con este patrimonio excepcional y hemos sentido como un agravio a una parte esencial de nuestra identidad, el atentado que aquí se ha perpetrado.
Si la consejería de Cultura estaba a cargo de las obras, la de Medio Ambiente ha mostrado falta de previsión e incompetencia y aún peor, ambas administraciones se han hecho cómplices y por acción u omisión, han consentido e incluso justificado el gravísimo atentado contra los árboles de Abamia. Pero esto no es todo.
El 16 de noviembre del pasado año, solicitábamos formalmente a la consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Principado, los expedientes y documentos relacionados con las agresiones a los tejos de Abamia. Nos interesaba el expediente completo, pues suponemos la existencia de documentos que deberían esclarecer las responsabilidades de todos los implicados. Conforme el tiempo pasa, constatamos que lejos de dialogar o asumir los errores y las responsabilidades, se ha optado por el silencio, la ocultación y la estrategia del avestruz. ¿Quien sabe lo que la consejería oculta en sus archivos cuando niega el acceso a una información tan básica?
Esta actitud es una pésima muestra del talante democrático que debería primar en este ámbito. Pero si lo que se intenta es mermar nuestra capacidad de denuncia y respuesta es hora de explicar que al margen y por encima de las responsabilidades administrativas o penales, morales o políticas, a que hubiera lugar, lo que hoy más importa es la integridad de estos árboles.
En efecto, el secreto mejor guardado por Medio Ambiente, no se encuentra en los despachos y en expedientes confidenciales. Se halla al pie mismo de los tejos. Son las torturadas raíces sepultadas bajo una capa de tierra. Porque, podemos concluir que tras la fatídica obra inconclusa, se precisa una labor de restauración del entorno degradado y desvirtuado y sobre todo y de manera urgente, una actuación sobre el sistema radicular brutalmente arrancado. Para ello evidentemente hay que abrir la zanja y poner a la luz la herida.
Clasifiquen sus expedientes como alto secreto, guarden el dossier de Abamia bajo siete llaves. Nosotros continuaremos reclamando toda la información y denunciando este vergonzoso atentado contra un patrimonio natural y cultural, único, vivo e irreemplazable; pero antes de nada, lo que hoy exigimos es la pronta evaluación de daños y el oportuno tratamiento, a cargo de verdaderos expertos, de las raíces mutiladas y desgarradas. A diferencia de otros elementos de este conjunto monumental del campo de Abamia, dichas raíces no pueden restaurarse o reponerse de modo alguno, pero sí es preciso minimizar en lo posible los estragos causados.Asociación de Amigos del Tejo
Anuncios

Acerca de texu

este es un blog para dar cabida a cosas relacionadas con el tejo ante la necesidad de tomar conciencia del grado de abandono de los tejos y tejedas. El ámbito es asturiano sin fronteras. Me llamo Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: