Canal RSS

SOLICITUD PARA LA DECLARACIÓN DE PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DE LOS TEJOS “CULTOS” Y TEJEDAS SILVESTRES. BORRADOR

Publicado en

paz

Los tejos situados junto a las iglesias, ermitas, caserías y otros lugares significativos de nuestra geografía constituyen un patrimonio de valor inconmensurable tanto en los aspectos biológicos como culturales, históricos, simbólicos… A su alrededor se celebraron los concejos o asambleas de vecinos, rituales y fiestas, se hicieron juicios y ordenanzas, pactos y juramentos y han conservado hasta nuestros días buena parte del prestigio y los significados de antaño, especialmente en el medio rural de las regiones del Arco Atlántico Europeo
Tradicionalmente se plantaron escogiendo los mejores ejemplares de los bosques. Éste ha sido el último eslabón de una larga cadena de problemas de regeneración (tala, ramoneo, fuegos…) que vienen sufriendo las tejedas desde tiempo inmemorial y que han llevado a estos ecosistemas al borde del exterminio. Al día de hoy apenas existen tejedas silvestres y las que quedan son por tanto verdaderos tesoros que es imprescindible salvaguardar.
Finalmente los propios árboles plantados se habrían convertido en resalvos genéticos de poblaciones de tejos exterminadas en comarcas enteras.
La decadencia y pérdida de todo este legado acelerada en las últimas décadas ha motivado que personas y colectivos de los ámbitos de la naturaleza, ecología, cultura, arte, etc., vengamos manifestando la necesidad de recuperar de forma urgente y efectiva estos santuarios. Es por ello que independientemente de otras propuestas y actividades en este sentido, solicitamos del Gobierno Español que presente a la UNESCO la propuesta de declaración de PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD de los tejos centenarios plantados junto a iglesias, ermitas y otros lugares significativos como parte de una ancestral cultura presente en gran parte de Europa; así como de las tejedas silvestres que sobreviven a duras penas al exterminio que han sufrido en gran parte del continente.
Se trataría de declarar tanto los tejos “cultos” como las tejedas silvestres, al menos en los lugares donde ha existido una “cultura del tejo”, bajo esta figura de protección. En nuestro caso hablamos de prácticamente toda la Península y Baleares, tal como puede verse en el libro del tejo de ARBA que recoge por toda nuestra geografía tradiciones y costumbres ancestrales relacionadas con este árbol. Hacemos una mención especial por su gran importancia y su creciente degradación a las tejedas del Sueve en Asturias que precisarían actuaciones urgentes para su conservación.
Un repaso a los criterios de selección para la declaración de PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD por parte de la UNESCO, demuestra que el patrimonio del que hablamos cumple hasta tal punto todos y cada uno de los apartados, que parecería que esta figura ha sido expresamente diseñada para el caso. Veamos cuáles son estas condiciones (se transcriben en cursiva) y cómo se ajustan a las mismas estos árboles y bosques.
Para ser incluido en el Patrimonio de la Humanidad un sitio debe tener un valor universal y debe satisfacer al menos uno de los criterios de selección.
Hasta 2004 los criterios eran seis en el ámbito cultural y cuatro en el ámbito natural. Desde 2005 sólo existe una lista conjunta de 10 criterios.
Desde 1992 la interacción entre el hombre y el medio ambiente es reconocida como paisaje cultural.
No se nos ocurre un ejemplo más patente de paisaje cultural que el de estos árboles que en el centro de los respectivos asentamientos humanos, presiden desde tiempo inmemorial la vida social, jurídica, espiritual… Pero examinemos uno a uno los criterios.
En cuanto al primero: Representar una obra maestra del genio creativo humano.
Podríamos citar muchas formas en las que todo este legado representa una obra maestra del genio creativo humano. En unas culturas que con frecuencia no utilizaron la escritura, la plantación de un árbol que se renovaba al tiempo de su muerte hasta crear linajes que han podido remontarse hasta edades escalofriantes (algunos santuarios lo han sido desde muy antiguo tal como demuestran los dólmenes o restos arqueológicos aledaños a los tejos). Esta forma de transmitir vida y cultura ha sido tan eficaz que ha llegado hasta nuestros días y tan simple y genial que tan solo comportaba plantar el árbol y transmitir sus significados. Se ha dicho que el druidismo se perdió por falta de documentos escritos, pero quizás se ha conservado como veremos su más pura esencia mediante este sencillo rito.
El segundo: Testimoniar un importante intercambio de valores humanos a lo largo de un periodo de tiempo o dentro de un área cultural del mundo, en el desarrollo de la arquitectura o tecnología, artes monumentales, urbanismo o diseño paisajístico.
Se cumple también de muy distintas formas, estos santuarios en los que un árbol venerable ocupa el centro de la arquitectura urbana, encarnan el paisaje ideal, el punto de encuentro de los hombres entre sí y de los hombres con la naturaleza a la que el árbol representaba magistralmente, por su arraigo y unión a la tierra. No es extraño que los tejos y otros árboles de concejo hayan sido símbolo de buena vecindad. Otros muchos valores que se han gestado alrededor del viejo árbol, han sido los cuentos y leyendas, los dichos y tradiciones, y otros mil modos y expresiones que se inspiraban en el tejo como eje vertebrador.
El tercero: Aportar un testimonio único o al menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización existente o ya desaparecida.
Se explica sobradamente con lo expuesto con anterioridad, pero podríamos añadir también que la identificación con este árbol ha sido tan importante que antiguas tribus como los eburovices o los eburones debían sus nombres al tejo. Esta identificación está enormemente arraigada y bastaría estudiar las múltiples facetas que lo demuestran. Pero quizá el ejemplo más patente de esa tradición es el del propio árbol que extiende sus raíces en la tierra fértil de los cementerios sobre la que se erige como el vecino más viejo del territorio y al mismo tiempo en una especie de postrera morada de los ancestros a los que reúne y “resume” durante generaciones en un solo ser vivo, siempre verde y creciente, que finalmente representará a toda la tribu, parroquia o municipio. Se entiende mejor de este modo la búsqueda de la inspiración y la legitimidad de las asambleas y reuniones de vecinos, al amparo del tejo.
El cuarto: Ofrecer un ejemplo eminente de un tipo de edificio, conjunto arquitectónico o tecnológico o paisaje, que ilustre una etapa significativa de la historia humana.
Cabría añadir a todo lo anterior, la enorme fuerza en el paisaje, del árbol perenne y colosal, en el centro simbólico y espiritual del territorio. Hemos visto así que las cualidades del tejo servían para resguardar a los vecinos, reunidos a su alrededor de la lluvia, el viento, el frío y el calor; y ese edificio vivo ha ejercido funciones de templo y magistratura, de casa consistorial o casa de juntas, de escenario para la fiesta y el juego… Particularmente impactantes los ejemplos de tejos normandos como los de la Haye de Routot, Saint Pierre des Ifs, etc. que en su interior hueco acogen capillas y oratorios; y además de los numerosos casos de usos similares hay que subrayar que aún podemos constatar en muchas localidades la presencia del viejo tejo sobre el cementerio, a cuyo alrededor, se diría, fueron desgajándose el templo cristiano, la casa consistorial y el resto de los edificios que constituyen el centro social y geográfico de un pueblo. Si tenemos en cuenta como decíamos el posible origen de esta organización en los antepasados de los actuales tejos, nos remontamos posiblemente a una de las tradiciones vivas más antiguas del planeta.
El quinto: Ser un ejemplo eminente de una tradición de asentamiento humano, utilización del mar o de la tierra, que sea representativa de una cultura (o culturas), o de la interacción humana con el medio ambiente especialmente cuando este se vuelva vulnerable frente al impacto de cambios irreversibles.
De nuevo hemos de hacer referencia a todo lo anterior e insistir en el enorme valor simbólico que tienen estos árboles como punto de encuentro entre el hombre y la naturaleza. Las sociedades tradicionales conservaron en este punto mecanismos de renovación de los bosques y arboledas que aseguraban la sostenibilidad del paisaje y la sociedad. El valor didáctico de esta presencia central del tejo aún lo hemos podido palpar en muchos lugares, precisamente en territorios como el Bocage normando y otros muchos en los que el árbol continúa estando presente de todos los modos posibles (setos, bosques, pomaradas…) quizá porque más allá de las palabras y explicaciones racionales, precisamos el ejemplo vivo para comprender en toda su magnitud el valor de los árboles en nuestro paisaje local y global. En el momento presente, parece más importante que nunca recobrar estos sentimientos y actitudes.
El sexto: Estar directa o tangiblemente asociado con eventos o tradiciones vivas, con ideas, o con creencias, con trabajos artísticos y literarios de destacada significación universal. (El comité considera que este criterio debe estar preferentemente acompañado de otros criterios).
Esta condición se cumple sobradamente tal como demuestran una infinidad de costumbres y creencias de tipo mítico, mágico y religioso y también, como no, a través del arte en todas sus acepciones. En respuesta a nuestras encuestas numerosos párrocos han explicado que el tejo tiene un profundo significado religioso y sería interminable enumerar siquiera todos los ritos, mitos y creencias que han germinado alrededor de este árbol. Las representaciones artísticas del tejo podrían ir desde el paleolítico -si como parece tienen fundamento las hipótesis que identifican los signos ramiformes en el arte mueble y parietal de esta época con este árbol -, hasta nuestros días. Las estelas vadinienses (s. II y III, comarca asturleonesa) o motivos escultóricos del arte prerrománico y románico serían otras muestras de este arte que habría llegado hasta la actualidad con exposiciones monotemáticas como las que el foro de artistas asturianos Arte Ciudá ha venido editando bajo el signo e inspiración del tejo; en el mismo sentido podemos mentar las pinturas de Fernando Fueyo o las esculturas en madera de tejo que vienen realizándose al menos desde el Antiguo Egipto hasta nuestros días.
En la literatura y la poesía el tejo ha arraigado así mismo con fuerza y son muchos los autores clásicos, desde Plinio, Teofrasto, Dioscórides, Lucano, etc. que se refieren a este árbol singular destacando diferentes aspectos. Shakespeare y Cervantes, Yeats y Wordsworth por citar algunos nombres, se inspiraron de nuevo en el tejo que protagoniza o forma parte esencial también de infinidad de cuentos y leyendas populares, dichos y refranes que resaltan la importancia de este árbol en todas las culturas que han convivido con él, tanto en Europa como en Asia y América.
El séptimo: Contener fenómenos naturales superlativos o áreas de excepcional belleza natural e importancia estética.
Podemos justificarlo en este caso de una forma evidente ya que hablamos no solo de uno de los árboles más longevos sino de los bosques más antiguos de Europa, a juzgar por la edad de los árboles, y de uno de los ecosistemas más sorprendentes precisamente por la fuerza estética y la sobrecogedora atmósfera que puede respirarse en las tejedas; dentro de las cuales, cada tejo parece una escultura asombrosa y única mientras que el conjunto es de una abrumadora belleza por la umbría y la humedad que parece impregnar de musgos, helechos y líquenes, cada porción de la tierra y la roca.
El octavo: Ser uno de los ejemplos representativos de importantes etapas de la historia de la tierra, incluyendo testimonios de la vida, procesos geológicos creadores de formas geológicas o características geomórficas o fisiográficas significativas.
Podemos decir que las tejedas son verdaderas reliquias que han sobrevivido en los lugares más inaccesibles al acoso de los hombres causantes del exterminio, incluso en nuestros días, de bosques enteros de esta especie, ya fuera para hacer arcos o cureñas de cañón o para otros mil usos en los que esta madera se ha revelado como la más duradera e idónea. Por otro lado las tejedas son también algunos de los últimos reductos de los antiguos bosques en los que unas condiciones climáticas de temperaturas estables y elevada humedad atmosférica habrían favorecido estas especies y ecosistemas que estuvieron mucho más extendidos en la era Terciaria.
El noveno: Ser uno de los ejemplos eminentes de procesos ecológicos y biológicos en el curso de la evolución de los ecosistemas.
Encontramos de nuevo en las tejedas uno de los hábitats menos estudiados y que ofrecen ejemplos de comportamientos y estrategias de supervivencia asombrosas que van desde la capacidad colonizadora de éste árbol, capaz en una generación de crear las condiciones para el establecimiento del bosque en lugares pedregosos y “estériles”; hasta la resistencia que les permite sobrevivir ante el empuje de especies mucho más agresivas y competitivas como el haya. Creemos que las tejedas tienen muchas sorpresas reservadas para los estudiosos de la ecología y la dinámica de los bosques.
El décimo: Contener los hábitats naturales mas representativos y mas importantes para la conservación de la biodiversidad, incluyendo aquellos que contienen especies amenazadas de destacado valor universal desde el punto de vista de la ciencia y el conservacionismo.
Se explica en el caso de la tejeda no solo por contener sino por constituir en sí mismo un paisaje y ecosistema único y en trance de desaparición que es preciso preservar precisamente por los valores de biodiversidad que representa el bosque y las partes que lo componen. También en este sentido hay muy pocos estudios y el tejo y las tejedas como especie y organismo singular, antiguo y diverso donde los haya deben preservarse por todos los medios para evitar la pérdida y decadencia acelerada de los últimos tiempos.
La importancia del patrimonio podemos expresarla tanto por la rareza y exigüidad de las tejedas como por el número impresionante de “santuarios del tejo”, hasta la fecha hemos censado más de 250 (con una gran proporción de árboles centenarios) tan solo junto a las iglesias y ermitas asturianas, aparte de los incontables ejemplares junto a casonas y molinos, en plazas o entradas de prados y tierras de labor, etc. Si tenemos en cuenta que estos santuarios están repartidos por toda la geografía de Gran Bretaña e Irlanda, Alemania, Normandía, Bretaña y otras regiones de Francia, Cantabria, Asturias, León, Galicia y otras regiones de España, etc. nos haremos una idea de la extensión y el arraigo de la tradición. Sin embargo, la cultura del tejo no se limita a los lugares concretos en los que se han plantado bajo aquellas premisas. Así mismo podemos contemplar como parte de la misma tradición y cultura, la búsqueda de ramas de tejo en el monte que se usan para la bendición del día de Ramos, o en un buen número de rituales de distinta índole. Es un simple ejemplo de las muchas manifestaciones de este tipo que sería largo enumerar pero que forman parte del mismo conjunto de usos y creencias.
En este contexto el prestigio del tejo se manifiesta en distintas culturas con expresiones que lo elevan al rango de “Árbol principal” (Japón) o “Jefe de todos los árboles y matas” (América del Norte), “El más antiguo de los árboles” (Europa)… Al menos en parte, esta estima, se debe a su longevidad, que puede superar con creces el milenio. Es decir, los tejos plantados en los lugares más señeros de nuestro territorio son con frecuencia centenarios y si logramos detener su absurda decadencia y agonía, podrían sobrevivirnos muchos cientos de años. La responsabilidad de su conservación es por tanto doble: en primer lugar, por respeto y consideración debida a la herencia que nos ha sido transmitida por nuestros ancestros y, en segundo lugar, como legado inexcusable hacia nuestros descendientes.
La pérdida de todo este patrimonio, a causa del maltrato y las frecuentes obras que determinan la muerte o grave afectación de los tejos cultos y a causa de la mala gestión que lleva al retroceso y declive de las tejedas, es una calamidad que debemos afrontar de diversas formas. Creemos que la declaración de estos árboles y bosques como PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, serviría para recuperar en cierto modo sus significados y restaurar el prestigio y la dignidad del tejo y su cultura. En una sociedad que parece dar la espalda a la tradición y naturaleza, consideramos un deber proteger estos árboles y por ello solicitamos sea concedida al tejo y a los tejedales la categoría de PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Texu de Marnia

Anuncios

Acerca de texu

este es un blog para dar cabida a cosas relacionadas con el tejo ante la necesidad de tomar conciencia del grado de abandono de los tejos y tejedas. El ámbito es asturiano sin fronteras. Me llamo Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: