Canal RSS

para reflexionar …

Publicado en

es un texto de Ignacio Abella que invita a la reflexión …


 

EL VIEJO ÁRBOL Y EL CONSTRUCTOR

El viejo árbol lleva probablemente cientos de años viviendo en el mismo lugar, extendiendo ramas y raíces y generando salud y vitalidad sobre su entorno. Podríamos decir que se encuentra en ese preciso lugar porque los gestores de ese territorio, sus vecinos o dueños, lo han respetado y conservado, por simple aprecio o como reconocimiento a las múltiples funciones que el árbol tiene en el paisaje. Un árbol viejo es por tanto todo un símbolo de la sabiduría y cultura de las generaciones que han sabido preservarlo. Su valor es incalculable por la edad, la belleza y la fuerza que transmite a quienes lo contemplan o gozan de su sombra y presencia.
Sin embargo, el constructor se encuentra con frecuencia que ese árbol, bosque o arboleda, está precisamente en las inmediaciones del sitio en el que ha de desarrollar su proyecto. Es entonces cuando ha de actuar con toda la sensibilidad, calma y previsión que el caso requiere, recordando siempre que un simple error, una actuación de apenas diez minutos, puede determinar la pérdida irreparable de un árbol que llevaba creciendo siglos en ese lugar.
Es preciso recordar que somos en cierto sentido intrusos, recién llegados. Que del mismo modo que nuestros antecesores supieron transmitirnos este verdadero monumento vivo, tenemos la obligación moral, a veces también legal, de entregarlo a nuestros sucesores en el mejor estado posible.
El proyecto debe por tanto integrarse a ese espacio singular, respetando las integridad del viejo árbol y adaptándose a su entorno. Es preciso en todo caso, para minimizar el impacto de la obra, un estudio previo a cargo de un experto, que contemple especialmente el desarrollo del sistema radicular, casi siempre mucho más extenso que la proyección de la copa, y los mecanismos de protección del árbol durante la obra y posteriormente. La obra debe adaptarse al árbol, no al revés. Bajo esta premisa seguramente descubriremos que finalmente la propia obra o edificación que ha integrado correctamente el reto de asimilarse a ese espacio ya habitado, adquiere en consecuencia madurez, armonía y originalidad.
Por el contrario una obra que no ha sabido conservar ese verdadero edificio vivo que es un viejo árbol, habrá fracasado de algún modo. Habrá destruido la propia raíz de ese pequeño paisaje, habrá terminado de una vez con la fuerza y la belleza y habrá roto de forma irrevocable el diálogo que las edificaciones humanas deberían perpetuar con su escenario natural. Habrá que esperar con frecuencia cientos de años para poder disfrutar de un árbol parecido y por mucho que en ocasiones se intente reponer la pérdida del viejo con la plantación de muchos jóvenes, en el fondo todos sabemos que mil, o un millón de retoños no son lo mismo, ni siquiera se parecen a un solo árbol centenario. Cualquiera puede plantar miles de plantones, pero nadie puede improvisar la edad ni todo lo que ella conlleva y representa en cuanto a tradición, sabiduría y dignidad, tamaño, belleza, vitalidad…
Sin duda la conservación del árbol tendrá su coste en tiempo y en dinero, pero el progreso, el desarrollo, el urbanismo, deben comenzar a contemplar la tierra como un espacio en el que habitar, más que como un lugar de negocio y conquista.
Es bajo estas premisas que podemos encontrar en el viejo árbol todo un símbolo de la propia sabiduría. Un signo de distinción y mérito. Del mismo modo que las antiguas casas palaciegas exhibían sus viejos árboles como signos de nobleza y dignidad, el estado final del árbol después de una obra habla elocuentemente del constructor y expresa su cultura, eficacia, conocimiento, prudencia, talento…

Anuncios

Acerca de texu

este es un blog para dar cabida a cosas relacionadas con el tejo ante la necesidad de tomar conciencia del grado de abandono de los tejos y tejedas. El ámbito es asturiano sin fronteras. Me llamo Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: